• Fabricantes globales de lubricantes, como Shell, han diseñado fluidos y grasas específicos para las exigencias de la electromovilidad.

La irrupción de los vehículos eléctricos ha generado la necesidad de una nueva lubricación, un sistema de aceites y grasas diseñado especialmente para las altas exigencias tras este cambio de paradigma. Se trata de los E-Fluids, lubricantes diseñados específicamente para aplicaciones de vehículos eléctricos para que eviten el desgaste, reduzcan la fricción y sean eficientes, asegurando de este modo la compatibilidad eléctrica y la gestión térmica.

La movilidad eléctrica es una de las soluciones que ayudarán a satisfacer la creciente demanda de transporte en un mundo con menos carbono. Desde la generación de energía, hasta la carga y ahora con nuestra nueva gama de E-Fluids, Shell está atendiendo las necesidades de un número cada vez mayor de conductores de vehículos eléctrico”, dice Alvaro Ruiz Bachmann, gerente de Ventas Lubricantes de Enex, macrodistribuidor de lubricantes Shell en Chile.

Al igual que los vehículos regulares, los automóviles eléctricos con batería todavía necesitan fluidos para funcionar. Los lubricantes actuales, desarrollados para motores de combustión interna, generalmente no cumplen los requisitos de rendimiento de los sistemas de propulsión de alta tecnología de los VE. Para ello Shell ha diseñado tres innovadoras familias de fluidos, cada una con funciones distintas: los termales, las grasas y los aceites de transmisión. 

  • Fluidos termales: Mantienen la refrigeración del motor eléctrico y la gestión térmica de la batería.
  • Grasas: Lubricación de la dirección, de los rodamientos del motor eléctrico y de los neumáticos.
  • Aceites de Transmisión: Lubricación de los reductores y el diferencial, así como refrigeración directa de bobinas del motor eléctrico.

Como proveedor mundial de lubricantes premium, Shell continúa colaborando estrechamente con fabricantes de automóviles y de componentes automovilísticos para diseñar fluidos de “primer llenado”, que garanticen los requisitos establecidos por los fabricantes y superen los exigentes niveles de rendimiento de los vehículos eléctricos. “Los nuevos Shell E-Fluids son el resultado de una importante inversión en I+D, asociándose con fabricantes de automóviles de todo el mundo para mejorar el rendimiento del vehículo, ampliar su alcance y aumentar su vida útil”, agrega el ejecutivo de Enex.

Estos fluidos ayudarán a que los autos eléctricos reduzcan sus emisiones totales a lo largo del ciclo de vida, y a prolongar su vida útil gracias a su viscosidad ultra baja, que aumenta la eficiencia del vehículo, y a sus mejores propiedades de resistencia a la degradación, superior a la de los aceites convencionales. Shell también ha lanzado una gama de fluidos, denominados Shell Helix Hybrid, diseñados específicamente para el funcionamiento en vehículos híbridos.