Para nadie es una sorpresa que los neumáticos cumplen un rol fundamental en un vehículo, ya que son el único punto de contacto entre este y el camino. Sin embargo, muy pocas personas conocen en detalle la valiosa función que cumplen y cuáles son las partes que los componen.

Es por esto que los expertos de

decidieron explicar de manera sencilla cómo y de qué están hechos nuestros neumáticos, lo que además influye directamente en su construcción y en la avanzada tecnología que incorporan.

Los neumáticos son vitales para que los automóviles se puedan desplazar, ya que como mencionamos previamente, son el único punto de contacto entre el vehículo y el camino. Es por esto que deben ser resistentes contra cortes, pinchazos, temperaturas extremas, además de maleables, fáciles de cambiar y lo suficientemente fuertes como para soportar altos niveles de peso.

Debido a esto, los neumáticos deben ser capaces de soportar cargas pesadas, tener capacidad de amortiguación, poder transmitir la fuerza motriz del motor al suelo a través de la carcasa, tener una capacidad de respuesta direccional y ofrecer agarre, lo que depende principalmente de la dimensión del radio de la banda de rodamiento, el diseño y el compuesto de goma utilizado.

Adicionalmente, los neumáticos también deben cumplir otras funciones como mantener un buen nivel de frenado, un bajo nivel de ruido y permitir reparaciones fáciles.

Ahora que entendemos para qué son los neumáticos, es importante conocer sus características principales. Estos se componen de varias partes que forman un todo. La composición del caucho, en general, requiere ingredientes químicos y minerales como sílice, polvo negro, azufre y diferentes aceites. En consecuencia, el ensamblaje involucra algunas partes con mezclas de estos compuestos, donde cada trozo es responsables de una o más características, las que pasaremos a revisar a continuación:

Banda de rodamiento: Es la parte externa inferior del neumático, la responsable del contacto con la superficie, y está compuesta por caucho o goma. Su principal función es mantener el vehículo en contacto con el suelo y evacuar el agua en condiciones de mojado.

Paredes laterales: También compuestas de caucho, estas son responsables de entregar un grado extra de amortiguación. Además, gracias a su flexión, permiten mantener la banda de rodamiento siempre en contacto con el asfalto.

Carcasa: representa toda la parte interior del neumático, debajo de la banda de rodamiento. Compuesta por cordones, como nylon, poliéster, entre otros, es la responsable de la capacidad de carga, flexión y resistencia a la fatiga.

Talón: ayuda con la flexibilidad y la resistencia a la carga. Está compuesto por aceros aislados con caucho.

Liner: Va unido a la carcasa y es producido con compuestos de caucho de butilo. No tiene porosidad ya que su función es mantener el aire dentro del neumático.

Cinturones: son una de las partes más conocidas de los neumáticos y también son responsables de la resistencia contra impactos y pinchazos.

Overlay: tiene las mismas funciones y estructura de los cinturones, pero en lugar de acero, está construida en nylon.

Como podemos ver, la construcción de un neumático es un proceso complejo e implica muchas tecnologías diferentes. Pero al comprender más sobre su proceso de fabricación, se puede entender la calidad y tecnología que incorporan.