• La empresa representante de Hyundai en Chile fue reconocida por asumir el desafío de incorporar el régimen de responsabilidad extendida del productor mediante la operación de un sistema de gestión colectivo.

En una ceremonia virtual, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) certificó a Automotores Gildemeister y otras 13 empresas importadoras de baterías automotrices tras concluir el exitoso plan piloto de gestión colectiva de Baterías Fuera de Uso (BFU) que forma parte de un Acuerdo de Producción Limpia (APL).

Esta certificación tiene como objetivo otorgar un reconocimiento a las empresas importadoras y distribuidoras de baterías automotrices que asumieron el desafío de incorporar el régimen de responsabilidad extendida del productor mediante la operación de un sistema de gestión colectivo de este producto prioritario.

“En nombre de Automotores Gildemeister, agradezco el trabajo conjunto con el Ministerio del Medio Ambiente, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, y los principales importadores y distribuidores de baterías que nos permitió realizar un levantamiento e identificación de variables y procesos claves del mercado de baterías fuera de uso, necesarios para la definición de las metas de valorización”, aseguró Máximo Morel, gerente división automotriz Automotores Gildemeister.

APL
Para adelantarse a los desafíos de la Ley Rep y la gestión responsable de las baterías automotrices fuera de uso (BFU), el 28 de julio de 2016 Automotores Gildemeister firmó un Acuerdo de Producción Limpia (APL) con el objetivo de aumentar el reciclaje y la trazabilidad de las BFU, mejorar la información del sector como insumo para el futuro decreto supremo y capacitar a los actores del rubro mediante un plan piloto de gestión.

Gracias a este plan piloto se logró aumentar de 13 a 145 las bodegas totalmente habilitadas para almacenaje de BFU, contribuyendo además a disminuir las emisiones de CO2 de manera directa en 24.033 kg y hasta 483.227 kg de CO2 de manera indirecta, gracias a la recuperación de materias primas secundarias, valorización y disposición correcta de BFU.

El plan piloto también permitió capacitar a todos los actores de la cadena de gestión sobre la Ley Rep, manejo seguro de BFU y reciclaje, fortaleciendo además las alianzas y redes en el sector, lo que permitirá avanzar en la creación de un sistema de gestión colectivo.