• En asociación con un grupo de virólogos y expertos, Ferrari implementó el programa “Back on Track” para resguardar el regreso de sus colaboradores.
  • Los primeros modelos en salir de las líneas de producción fueron un Monza SP2, 812 GTS y F8 Tributo.

Fueron siete semanas las que estuvieron cerradas las oficinas y plantas de Ferrari en Maranello y Módena, a causa del coronavirus en Italia. Hoy, ambas fábricas están en plena producción y para retomar sus labores de manera segura, la marca del cavallino rampante desarrolló junto a un grupo de virólogos y expertos el proyecto “Back on Track” (vuelta a la pista).

El programa consideró varias etapas, incluyó nuevas prácticas de higiene y de bienestar entre todos los trabajadores, el retorno de los 4.000 colaboradores fue en un proceso escalonado por turnos y días y se estableció un ambiente de trabajo seguro, con el apoyo de expertos.

Entre las medidas implementadas estuvo la evaluación voluntaria de los colaboradores para verificar su estado de salud en relación al virus a través de un análisis de sangre, con el objetivo de tener una imagen inicial de su estado de salud. Este servicio también estuvo disponible para cualquier familiar y el personal de los proveedores de la compañía.

Adicionalmente, cada trabajador ha podido usar una aplicación para recibir asistencia médica para controlar los síntomas del virus, en caso necesario. La misma App realiza el seguimiento del estado de salud de los colaboradores que participan en el proyecto y las personas con que toma contacto. Entonces, si un miembro bajo análisis da positivo para Covid-19, se pueden rastrear sus contactos.

Ferrari también está proporcionando un servicio de asistencia psicológica y de salud a su personal por teléfono o directamente en su casa. Cualquier colaborador que resulta positivo con Covid-19 recibe cobertura de un seguro especial gratuito, así como alojamiento para el autoaislamiento, con apoyo médico y de enfermería.

La casa italiana compartirá el resultado del proyecto ‘Back on Track’ con la región de Emilia Romagna, donde se ubican sus instalaciones, permitiendo que las prácticas más avanzadas para la protección de la salud de los trabajadores estén disponibles en la comunidad.

Una vez retomada la actividad productiva, el primer modelo en salir la histórica fábrica del cavallino rampante después de siete semanas en las que se suspendió su fabricación cuando estaba a punto de terminar fue un Ferrari Monza SP2 negro con detalles en gris. En tanto, los primeros modelos en las líneas de 12 y 8 cilindros fueron un 812 GTS Spider en Gris GTS y un F8 Tributo en Rojo Corsa, respectivamente.