quattro” significa “Audi” y “Audi” muchas veces significa “quattro”: el principio de la tracción a las cuatro ruedas es una piedra angular de la marca y lo ha sido por 40 años. Desde que el quattro original hizo su debut en el Salón del Automóvil de Ginebra en 1980, Audi ha producido cerca de 10.5 millones de vehículos que cuentan con sistemas quattro.

En Chile, la marca de los cuatro anillos se ha destacado por ofrecer esta reconocida tecnología en todo su line up, entregando un concreto valor agregado a quienes buscan una experiencia de conducción con la mayor performance, seguridad, versatilidad y libertad. “La tracción integral inteligente que hoy celebramos en Audi ha sido una tecnología que ha cambiado la historia de las carreras a nivel mundial, que ha modificado cómo avanzamos en la deportividad y, que hoy se traduce en el ADN más fiel de qué es lo que significa conducir uno de nuestros modelos”, declaró Juan José Domínguez, gerente de Audi Chile.

Aquí un poco de la historia de la tracción que cambió la conducción cómo la conocíamos y que ahora, comienza una nueva etapa de la mano de los modelos 100% eléctricos de Audi.

40 años de quattro: el récord en la pista y la oferta de modelos
quattro ha construido una impresionante historia de récords en sus 40 años: Para finales de 2019, Audi ha producido 10.488.406 vehículos con tracción integral, incluyendo 804.224 unidades sólo en 2019.

Casi el 45% de los modelos de Audi construidos el año pasado cuentan con sistema quattro, el que se convierte en un pilar de Audi y está presente en cada uno de la serie de modelos, excepto por el compacto A1. Todos los modelos más grandes y sus versiones más poderosas, incluyendo todos los S y RS, transfieren su potencia a la carretera a través de las cuatro ruedas.

quattro 2.0: vectorización electrónica de torque
Audi pronto presentará la nueva etapa de desarrollo de su nuevo sistema de tracción integral, que se estrenará en los prototipos Audi e-tron S e e-tron S Sportback, en donde quattro será acompañado por una vectorización electrónica de torque.

La vectorización electrónica de torque – que involucra la distribución de poder entre las ruedas-, sólo toma milisegundos. También puede enganchar alto torque, permitiendo que el vehículo pueda ser conducido tan enérgicamente como un auto deportivo.

Audi es el primer productor en el segmento premium para producir en masa la tecnología que permite usar tres motores eléctricos.

Con el Audi e-tron** y el Audi e-tron Sportback**, Audi ingresa a una era de transporte sustentable. Los motores eléctricos mueven los ejes delanteros y traseros en ambos SUV. La suspensión y unidad de control de conducción trabajan muy de cerca para regular la distribución ideal del torque entre ellos, de una manera permanente, completamente variable y con una fracción de segundos.

Por razones de eficiencia, los SUV eléctricos sólo usan el motor eléctrico trasero en la mayoría de las situaciones. Si el conductor solicita mayor salida de poder del que éste puede entregar, la unidad delantera se activará instantáneamente. Esto también puede suceder de manera predictiva previo a que suceda el derrape en condiciones de hielo, o durante el ingreso fuerte a una curva, o bien, cuando el vehículo sobre o subvira. El resultado es un manejo extremadamente preciso que puede ser ajustado a través de los sistemas de control de suspensión, pasando de altamente estable a deportivo.

40 años de quattro: hitos
Cuando el Audi quattro hizo su primera aparición en el Salón de Ginebra en 1980, introdujo una forma de transmitir poder de una forma completamente nueva para el segmento de pasajeros: un sistema a las cuatro ruedas que era liviano, compacto, eficiente y libre de tensión. Esto hizo que, desde sus inicios, el concepto quattro fuera ideal para vehículos deportivos y de producción de alto volumen.

Los 200 PS (147 kW) del quattro original se mantuvieron como estándar para la línea de producción hasta 1991, período en el cual experimentó diversas revisiones técnicas. En 1984, Audi sumó el exclusivo quattro Sport con 306 PS (225 kW). En 1986, el diferencial central de bloqueo manual que se había instalado en el quattro original, fue reemplazado por un diferencial Torsen, el que podía distribuir el torque de forma variable.

La marca continuó redefiniendo la tecnología quattro en los años que vinieron. El primer Audi TDI con tracción permanente a las cuatro ruedas apareció en 1995. Luego, en 1999, la tecnología fue aplicada a la serie de modelos A3 y TT, ingresando el segmento compacto. El próximo gran paso vino en 2005 con el diferencial central con distribución de potencia dinámica asimétrica. En 2007, apareció un acoplamiento viscoso en el eje delantero del Audi R8, seguido por el diferencial deportivo un año después. quattro con tecnología Ultra se agregó a la gama en 2016.

40 años de quattro: supremacía en motorsports
Audi ingresó por primera vez al Campeonato Mundial de Rally en 1981, y dominó el evento en sólo una temporada. El equipo Audi ganó el campeonato de productores en 1982, y el piloto finlandés Hannu Mikkola aseguró el trofeo de pilotos en 1983.

Audi repitió ambos triunfos en 1984, gracias al sueco Stig Blomqvist que se convirtió en el campeón mundial. Ese mismo año, Audi puso en la pista su quattro Sport con un chasis más corto, seguido por el quattro Sport S1 que producía 476 PS (350 kW) en 1985. En 1987, Walter Röhrl condujo al triunfo al especialmente modificado S1 en la carrera de Pikes Peak en Estados Unidos… lo que se convirtió en el toque especial para finalizar exaltantes años de rally.

Subsecuentemente, Audi cambió a los autos de carreras de touring. En 1988, la marca ganó en su primer intento tanto el campeonato de pilotos como de productores en el US Trans-Am con el Audi 200, previo a competir con un destacado éxito en las series IMSA GTO en el año siguiente.

En 1990/91, Audi ingresó con su poderoso V8 quattro en el Deutsche Tourenwagenmeisterschaft (DTM), ganando dos campeonatos de pilotos. El A4 quattro Supertouring participó en siete campeonatos nacionales en 1996, ganándolos todos. Dos años después, los órganos rectores europeos prohibieron la tracción a las cuatro ruedas casi completamente de las competencias de touring.

Un auto de carreras Audi con tracción a las cuatro ruedas – el Audi R18 con motorización híbrida-, nuevamente se tomó la pista en 2012. Un V6-TDI manejaba los neumáticos traseros, mientras que un acumulador de volante entregaba la energía recuperada a dos motores eléctricos ubicados en el eje delantero. El vehículo utilizaba un sistema temporal del sistema quattro durante la aceleración. Alcanzó un destacado historial de récords, con tres victorias en las 24 Horas de Le Mans y dos títulos de pilotos y productores en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC).

40 años de quattro: Vorsprung durch Technik
quattro es un ícono. El nombre representa una conducción deportiva y segura, expertise técnico y competitividad superior. En resumen: Vorsprung durch Technik. El éxito de los modelos quattro tanto en las calles como en las pistas ha cimentado su estatus, y cuenta con legendarios comerciales de TV y campañas de marketing. En 1986, el piloto profesional de rally, Harald Demuth, condujo con Audi 100 CS quattro hacia la cima del salto de esquí Kaipola, en Finalandia. El campeón de rallycross Mattias Ekström (Suecia) realizó una hazaña similar en 2019, utilizando un Audi e-tron quattro con tres motores eléctricos, para escalar la sección más empinada de la pista Streif en Kitzbühel, enfrentándose a ángulos de hasta 85%.

Han sido cuarenta años llenos de hitos y avances de última generación y claramente, como piedra angular de Audi, quattro seguirá siendo una tecnología que irá marcando el camino hacia una nueva forma de conducción, de movilidad, de potencia.