• Un aumento de un 57% en venta de motos informó ANIM, lo que se traduce en 12.468 nuevas motocicletas comercializadas durante enero y febrero y de ellas 10.985 responderían a modelos urbanos, menciona el organismo.
  • “Sin duda ante este boom de dos ruedas en Chile, se vuelve urgente hacer un llamado a educarse a la hora de comprar elementos de seguridad para la motocicleta, cualquier casco no sirve a la hora de subirte a tu moto. Utilizar protectores en regla y con las certificaciones adecuadas hacen la diferencia ante un contratiempo” señala Sebastian Moya de academia Moto Chile y vocero de Honda.
  • Según la OMS, utilizar un casco de buena calidad puede reducir el riesgo de vida en un 42% y el sufrir traumatismos graves en un 69%.

A la hora de equiparse para subir a una motocicleta, ¿Puedo comprar un casco usado? ¿Cómo elijo la talla? ¿Cómo sé si un casco está homologado? Son muchas las dudas o desconocimiento que existe en esta materia.

“El casco es el elemento de seguridad más importante a la hora de andar en moto. Este accesorio es una barrera que previene el contacto directo de cualquier objeto con el cráneo. El casco puede absorber parte del golpe, reduciendo la aceleración del cráneo y el movimiento del cerebro. Es por esto por lo que debemos saber elegir un casco seguro antes de subirnos a una moto” señala Sebastian Moya de Academia Moto Chile y vocero de Honda.

Si eres una de las 77.225 personas que han comprado motocicletas desde 2021, Sebastian Moya de Academia Moto Chile y vocero de Honda, comparte una serie de tips para realizar una compra inteligente para tu seguridad y la del resto de los actores de la vía pública. Toma Nota:

¿Qué significa que un caso sea homologado?
Una de las primeras cosas a tener en cuenta a la hora de comprar un casco es que esté homologado. Este proceso, realizado por el Ministerio de Transporte, acredita que el casco cumple con las características y especificaciones establecidas por la normativa nacional, verificando el cumplimiento de alguna de las de las certificaciones internacionales reconocidas en nuestro país: europea, japonesa o estadounidense. Para saber si un casco está homologado, sólo tienes que buscar la etiqueta adosada en el casco y escanear el código QR contenido en su interior.

Para Sebastián Moya, instructor fundador de Academia Motos Chile y embajador de Honda Motos, el proceso de homologación es de suma importancia “ya que le da la seguridad al conductor de que está comprando un producto que lo va a proteger en caso de cualquier eventualidad y que cumple con estándares internacionales”.

¿Cómo escoger la talla correcta del casco?
En ese sentido el vocero de Honda menciona que “gran parte de la efectividad de un casco depende de la correcta selección que se realice de él, sobre todo de su talla y correcto calce. Un casco que queda suelto puede salirse en un accidente, y uno muy apretado puede causar molestias excesivas a quien lo usa”, dice Sebastián Moya.

Como no existe un casco que sirva para todos los motoristas es muy importante probar distintos modelos y marcas antes de realizar la compra. Algunos consejos para tener en consideración son:

  • Una vez que lo tengas puesto verifica que no te aprieta demasiado, si por causa de una presión excesiva te causa dolor en alguna parte debes pasar a una talla más u otro modelo de casco. Es recomendable que la espuma frontal presione los pómulos, ya que el uso, sudor y presión del viento hacen que se deforme y pierda su consistencia.
  • En caso de que no te apriete, verifica que no quede suelto, para esto prueba introduciendo un dedo por la parte frontal o por la parte trasera, si tu dedo entra con facilidad puede que el casco sea grande y necesites probar con otra medida.
  • Comprueba que el casco está perfectamente unido a la cabeza. Con ambas manos mueve el casco de forma alternada tratando de mantener la vista al frente, el casco debe girar juntamente con la cabeza sin que se produzca un juego entre ambas.
  • No utilizar cascos que estén fabricados con otro propósito, como los cascos de competición de la disciplina de “enduro” o de “pista”, que a pesar de su excelente fabricación, están diseñados en su mayoría de materiales que no resisten a altas velocidades o las múltiples golpes producidos por una caída en un lugar sin riesgos controlados (la calle). En definitiva, no va en el precio, no siempre lo más caro es lo mejor, considerar sus materiales, compuestos y el verdadero propósito por el cual fue fabricado.
  • Y por supuesto, la forma más efectiva es simplemente medir la circunferencia de tu cabeza con una huincha, este dará el total en centímetros y lo transformaremos en tallas: 55-56 cm tallas S, 57-58 cm talla M, 59-60 cm talla L, y 61-62 cm talla XL.

Tipos de cascos, modelos y para qué sirven
“Así como podemos encontrar distintas tallas de casco, también existen variaciones en los diseños. El más seguro es el casco integral, ya que una sola pieza cubre por completo la cabeza protegiéndola en su totalidad, siendo este el recomendado para absolutamente todos los usos, ya sea cortos, medianos o largos trayectos, independiente de la velocidad, siempre será el tipo de casco que merece ser usado en todos los motociclistas; sostiene Sebastián Moya.

Finalmente, el vocero Honda aclara, existen los “cascos modular o convertible”, una alternativa al casco integral, presenta mayor comodidad que éste en la ciudad, ya que a velocidades menores se suele abrir la parte frontal y que representa un claro riesgo de exposición para el motociclista.

Comprar un casco usado no es recomendable
“Es importante recordar que no se deben comprar cascos de segunda mano ni tampoco usar un casco ajeno”, dice Moya. Esto ya que el interior de los elementos de seguridad se amolda a la cabeza del motociclista. En definitiva, los elementos de segunda mano no podrán brindar la misma protección que un casco nuevo, ya que adoptó la forma de la cabeza del anterior dueño.

Sobre la duración del casco, es necesario cambiarlos si sufrió un impacto aun cuando no se vean daños en su exterior. Si el casco no ha sufrido accidentes o recibido un impacto, debería reemplazarse cada cinco años o tres si es usado regularmente.

Para hacer que la conducción sea aún más segura, es recomendable comprar colores claros. Según la OMS, usando un casco blanco, el riesgo de sufrir un accidente disminuye un 24% y usando un casco claro un 19%, en comparación con los cascos de colores oscuros.