Volvo Cars y Northvolt seleccionaron a la ciudad sueca de Gotemburgo para establecer una nueva planta de baterías que comenzará a operar en 2025 y que generará hasta 3.000 puestos de trabajo. La fábrica complementará el centro de investigación y desarrollo que ambas compañías anunciaron en diciembre como parte de una inversión de aproximadamente 3 mil millones de dólares.

La nueva planta y los estrechos vínculos con Northvolt fortalecerán significativamente la estrategia de electrificación de Volvo Cars, ya que la compañía tiene como objetivo producir y vender solo automóviles eléctricos para 2030.

“Nuestra asociación con Northvolt es fundamental para nuestras ambiciones estratégicas vinculadas a la electromovilidad”, dice Håkan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Cars. “Estamos comprometidos con convertirnos en líderes en el segmento de automóviles eléctricos premium y vender solo vehículos eléctricos para 2030”.

La construcción de la planta comenzará en 2023 y producirá baterías de última generación desarrolladas específicamente para su uso en automóviles Volvo y Polestar de última generación.

La planta tendrá un potencial de capacidad anual para la producción de celdas de hasta 50 gigavatios-hora (GWh), lo que proporcionaría baterías para aproximadamente medio millón de automóviles por año.

La planta, que se construirá en Torslanda, Gotemburgo, ofrece beneficios en términos de una ruta directa a la fábrica de automóviles más grande de Volvo Cars, acceso a la infraestructura, un sólido historial de suministro de energía renovable y habilidades de trabajo relevantes, así como su proximidad a Volvo Cars y las unidades de investigación y desarrollo de Northvolt.

“Establecer esta planta en Gotemburgo es un movimiento decisivo, tanto para continuar transformando una de las regiones automotrices más dinámicas del mundo como para convertirse en el proveedor global líder de baterías sostenibles”, dice Peter Carlsson, cofundador y CEO de Northvolt.

Como la producción sostenible es un principio central de la asociación entre Volvo Cars y Northvolt, la planta será alimentada por energía libre de fósiles con un enfoque en impulsar la capacidad de energía renovable en la región, e integrará soluciones de ingeniería que prioricen la circularidad y la eficiencia de los recursos.

Trabajando con Northvolt, líder en la producción sostenible de baterías, Volvo Cars y Polestar pueden reducir significativamente la huella ambiental atribuible al suministro y la producción de baterías para sus futuros automóviles.

“Nuestra nueva planta de baterías respaldará nuestra meta de tener una cadena de producción totalmente neutra desde el punto de vista climático, y, además, nos permitirá garantizar un suministro de baterías de alta calidad en los próximos años”, dice Javier Varela, jefe de ingeniería y operaciones de Volvo Cars. “A través de nuestra asociación con Northvolt, también nos beneficiaremos enormemente de una cadena de valor de extremo a extremo, desde la materia prima hasta el automóvil completo, asegurando una integración óptima en nuestros automóviles”.

El centro de I+D, que entrará en funcionamiento en 2022, creará cientos de empleos en Gotemburgo y posicionará a Volvo Cars como una de las pocas marcas automotrices que hará que el desarrollo y la producción de celdas de batería sea parte de sus capacidades de ingeniería.

La asociación entre Volvo Cars y Northvolt se centrará en el desarrollo de baterías a medida y conceptos de integración de vehículos que brinden a los conductores de Volvo y Polestar lo que quieren, como más autonomía del vehículo y carga rápida.

Establecer una profunda integración vertical del desarrollo y la producción de baterías es importante para Volvo Cars y Polestar, ya que la batería representa el mayor componente de costo individual en un automóvil eléctrico, así como una gran parte de la huella de carbono.