Volvo Cars se convertirá en el primer fabricante en implementar a nivel mundial el sistema blockchain para la trazabilidad de cobalto utilizado para las baterías de autos eléctricos. El anuncio viene luego de la presentación del nuevo XC40 Recharge, el primer modelo completamente eléctrico de la compañía.

La trazabilidad de las materias primas utilizadas en la producción de baterías de litio, como el cobalto, es una de los principales desafíos de sustentabilidad para los fabricantes de autos. Volvo Cars está comprometido con la trazabilidad, asegurando a sus clientes la posibilidad de conducir autos eléctricos sabiendo que el material de las baterías es producido de manera responsable.

La tecnología blockchain establece una sistema transparente y confiable de información compartida a través de la red, lo que promueve el acceso a información fiable sobre el uso y origen de estas materias primas en la cadena de suministros.

Volvo Cars ha logrado un acuerdo con dos de sus proveedores de baterías, las empresas CATL de China y LG Chem de Corea del Sur, liderando la implementación de la tecnología en estas firmas a partir de este año.

Las compañías de tecnología Circulor y Oracle realizaron un exitoso piloto en la cadena de suministro del proveedor de baterías CATL, mientras que la Responsible Sourcing Blockchain Network (RSBN) trabaja junto a especialistas de abastecimiento RCS Global e IBM para la implementación de esta tecnología en el segundo proveedor, LG Chem.

“Hemos estado siempre comprometidos con un comportamiento ético sobre las cadenas de suministros para este tipo de materias primas”, indica Martina Buchhauser, head de procurement de Volvo Cars. “Con la tecnología blockchain y en colaboración de nuestros proveedores, podemos dar el siguiente paso para garantizar la total trazabilidad de nuestras cadenas de suministros y minimizar los riesgos relacionados a este tipo de materiales”.

Un blockchain es un libro de contabilidad que contiene una lista de registros vinculados a través de criptografía. Dentro de las cadenas de suministro, la tecnología crea registros que no se pueden cambiar e impone un conjunto de reglas sobre qué datos se pueden registrar. Esto permite a los involucrados verificar y auditar las transacciones de manera independiente.

En este caso en particular, la información registrada en el blockchain incluye el origen del cobalto y sus atributos como el peso y tamaño, la cadena de custodia y la información para verificar si el comportamiento de los involucrados en la cadena responde a los lineamientos sobre vínculos de suministros de la OECD.

El mes pasado, Volvo Cars presentó el nuevo XC40 Recharge, el primer auto de la familia eléctrica bajo la insignia “Recharge”. Para el 2025 se espera que la mitad de las ventas a nivel mundial correspondan a vehículos eléctricos, y el resto a híbridos.

Volvo Cars también lanzo su ambicioso plan para el cambio climático, que incluye una radical disminución de emisiones de carbono del 40% por vehículo para el 2025, y su compromiso con un permanente comportamiento ético en todas sus operaciones y cadenas de suministro.

CATL y LG Chem son reconocidos fabricantes de baterías, ambos con un largo camino de logros y récords en la producción de baterías de litio ion para la industria automotriz mundial. Ambas cumplen con los estrictos estándares y lineamientos de Volvo Cars en términos de liderazgo tecnológico, cadenas de suministro responsables, reducción en emisiones de carbono y modelos de costos competitivos.

Los acuerdos entre Volvo Cars, CATL y LG Chem cubrirán el suministro de baterías para la próxima década y las próximas generaciones Volvo y Polestar, incluyendo el XC40 Recharge.