Volvo Cars, marca de automóviles premium líder a nivel mundial, ha dado a conocer una importante noticia. El fabricante de origen sueco se compromete a liderar el incipiente y exitoso mercado de automóviles eléctricos premium y planea convertirse en una empresa automotriz totalmente eléctrica para el 2030.

Para la próxima década, la compañía solo tiene la intención de vender autos completamente eléctricos y eliminar gradualmente cualquier automóvil de su portafolio global con motor de combustión interna, incluidos los híbridos.

La transición de la compañía para convertirse en un fabricante de automóviles totalmente eléctricos es parte de su ambicioso plan climático, que busca reducir constantemente la huella de carbono del ciclo de vida de cada automóvil a través de acciones concretas.

En la transmisión en directo de este anuncio, quedó en evidencia que el compromiso de Volvo es con el cuidado del medioambiente, aseverando que el cambio climático es la prueba de seguridad definitiva para la marca y que es la razón de los cambios venideros. El objetivo de Volvo es hacer del planeta un mejor lugar para las personas a través de la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente, protegiendo así el futuro de la humanidad.

Su decisión también se basa en la expectativa de que a nivel global la legislación, así como una rápida expansión de la infraestructura de carga accesible de alta calidad, acelerará la aceptación por parte de los consumidores de los automóviles totalmente eléctricos.

El movimiento de Volvo Cars hacia la electrificación total se combina con un mayor enfoque en las ventas en línea y una oferta para el consumidor más completa, atractiva y transparente. Dentro de los anuncios de la jornada, Volvo definió que todos los modelos completamente eléctricos serán comercializados solo vía online.

La ambición 2030 de la marca representa una aceleración de la estrategia de electrificación de Volvo Cars, impulsada por la fuerte demanda por sus automóviles híbridos en los últimos años, la irrupción del primer modelo totalmente eléctrico de la marca y una firme convicción de que el mercado de automóviles con motor de combustión se está reduciendo.

“Para mantener el éxito, necesitamos un crecimiento rentable. Entonces, en lugar de invertir en un negocio que se contrae, optamos por invertir en el futuro, eléctrico y conectado”, dijo Håkan Samuelsson, director ejecutivo. “Estamos totalmente enfocados en convertirnos en líderes en el segmento eléctrico premium, que en los últimos años ha experimentado un rápido crecimiento”.

El año pasado, Volvo Cars lanzó su primer automóvil totalmente eléctrico, el XC40 Recharge. En la transmisión global de esta jornada, la compañía ha revelado su segundo automóvil totalmente eléctrico, llamado All New Volvo C40.

En los próximos años, Volvo Cars lanzará una serie de modelos eléctricos adicionales. Ya para 2025, apunta a que el 50 por ciento de sus ventas globales consista en autos totalmente eléctricos, con el resto híbridos. Para 2030, todos los automóviles que la marca sueca comercialice deberían ser completamente eléctricos.

“No hay futuro a largo plazo para los automóviles con motor de combustión interna”, dijo Henrik Green, director de tecnología. “Estamos firmemente comprometidos con convertirnos en un fabricante de automóviles exclusivamente eléctricos y la transición debería ocurrir en 2030. Nos permitirá cumplir con las expectativas de nuestros clientes y ser parte de la solución cuando se trata de combatir el cambio climático”.