Volvo Cars: 95 años de innovación, confiabilidad y seguridad al servicio de las personas

  • Este 14 de abril Volvo Cars conmemora un nuevo aniversario, en el que se ha destacado por presentar productos acordes a los tiempos actuales y a las necesidades de las personas, buscando así transmitir su visión de futuro a través de la electromovilidad y el cuidado al medioambiente

En línea con su propósito de hacer más fácil la vida de las personas, Volvo Cars cumple 95 años innovando y ofreciendo una completa línea de productos que responden a los más altos estándares de calidad y que hoy se manifiestan con la nueva visión de futuro de la marca sueca: una movilidad libre, de manera personal, sostenible y segura.

“Volvo es una marca que siempre ha demostrado un interés especial por facilitar y cuidar la vida de las personas. Para esto, la compañía ha dispuesto soluciones en torno a temáticas como la seguridad y la conectividad, pero en el último tiempo todo lo que hemos entregado, se ha concentrado en la nueva forma de moverse, más ecológicos y cuidando el medioambiente. En Chile mantenemos esta identidad y nuestros clientes lo demuestran prefiriendo cada uno de nuestros modelos”, aseguró Rodrigo Espinoza, Gerente de Volvo Cars en Chile. “Estamos felices de celebrar 95 años de existencia reafirmando nuestra misión de entregar una experiencia que ponga en valor cada uno de los principios que hacen de Volvo una gran marca”, concluyó. 

Desde el lanzamiento de su primer automóvil, Volvo Cars se ha transformado en líder mundial gracias a sus avanzados desarrollos en tecnología de seguridad e innovación. Este éxito se remonta a comienzos de la segunda década del siglo XX, en pleno desarrollo del mercado automotriz, ya que gracias a Assar Gabrielsson y Björn Prytz, nace Volvo Cars en Suecia. Desde entonces, la línea de producción en serie no se ha detenido, entregando productos con un sello único, con la calidad que caracteriza a la fabricación escandinava.

El primer modelo en ver la luz fue el ÖV4, con el que Volvo Cars se presenta al mercado, con un particular diseño, pero con prestaciones únicas para los distintos caminos de Europa. Esta berlina descapotable, con techo retráctil, equipaba un motor de cuatro cilindros de 1.9 litros que entregaba 28 hp de fuerza y podía alcanzar los 90 km/h, se transformó en la punta de lanza de la compañía, permitiendo el desarrollo de nuevos automóviles.

Volvo mantuvo una importante participación en el mercado con modelos de las series P600, TR700 y PV60, que se caracterizaron por su practicidad y versatilidad para adaptarse según la necesidad de los clientes. En tan solo 22 años, Volvo Cars logró comercializar sus primeras 100 mil unidades y esto permitió expandir el negocio a otros mercados como el norteamericano, donde la producción en serie ya contaba con grandes avances tecnológicos.

El creciente desarrollo de nuevos automóviles y la necesidad de responder a la gran cantidad de pedidos obligó a Volvo Cars a construir nuevas plantas de producción en Torslanda – misma fábrica que recibirá durante el 2022 una millonaria inversión para desarrollar su próxima generación de vehículos.

En la actualidad, Volvo Cars es una de las marcas premium más conocidas y respetadas del mundo, contando con presencia en más de 100 países y desde 2010, es propiedad de Zhejiang Geely Holding y desde ahí ha experimentado una vertiginosa evolución con el estreno de la nueva generación de Volvo XC90 en 2015, modelo que se ha transformado en el buque insignia de la marca -iniciando la nueva era de Volvo-, además de ser el referente para el desarrollo de los demás productos del portafolio.

Innovación y seguridad para todos
Como es tradición, Volvo Cars ha dispuesto de una serie de desarrollos tecnológicos en materia de seguridad que han sido replicados por la industria automotriz mundial. El primero de ellos fue el cinturón de seguridad de tres puntos en 1959, pensado y producido por el ingeniero Nils Bohlin, transformándose en un estándar para todos los vehículos. La compañía renunció a los derechos de patente, para que todos pudieran contar con este innovador sistema de retención que vemos hasta el día de hoy y que ha salvado más de un millón de personas en accidentes de tránsito.

La innovación continuó siendo parte importante de la herencia de la marca, ofreciendo nuevos sistemas de seguridad como la primera silla de retención infantil, el cojín infantil integrado al asiento, el sistema de protección contra impactos laterales, también contra latigazos cervicales (WHIPS) y el airbag de cortina.

En línea con ofrecer productos que cubran las necesidades de sus clientes, se desarrolló y presentó el primer SUV de la firma escandinava, el XC90, que se convirtió rápidamente en un éxito mundial y en el producto más exportado de la compañía. Este contó con la incorporación de un nuevo sistema de seguridad para proteger a los ocupantes contra vuelcos (ROPS), mejorando la estabilidad del modelo y reforzando la estructura de seguridad utilizando materiales ultrarresistentes en el techo.

El desarrollo de la tecnología permitió presentar City Safety, un innovador sistema que disminuye la probabilidad de colisión frontal contra el vehículo u objeto que se antecede, en el caso que el conductor esté distraído o no pise el freno a tiempo. Su función está disponible hasta los 50 km/h.

Un line-up dotado de la mejor tecnología en línea con las aspiraciones de la movilidad cero emisiones
Detrás de la innovación y las aspiraciones de la marca de convertirse en uno de los fabricantes con el más completo set de productos de bajas y cero emisiones, Volvo Cars ha trabajado en nuevas tecnologías de propulsión presentando en 1976 lo que sería el primer modelo eléctrico, el Volvo Elbil, vehículo que sería la punta de lanza para el desarrollo de este tipo de motor.

En 1992, el ECC se convierte en el prototipo de la nueva movilidad cero emisiones para el nuevo milenio y ya en 2011 se presenta el primer hatchback eléctrico de producción, el C30 DRIVe. Desde entonces, la electrificación se convirtió en uno de los valores esenciales de Volvo Cars para la fabricación de nuevos modelos microhíbridos e híbridos.

Entrando en la última década, Volvo Cars presenta el primer SUV cien por ciento eléctrico, XC40 Recharge, con el que se plasmó la visión de futuro de la marca sueca, desarrollado incluso nuevos productos como el C40 Recharge, el primer crossover pensado en una plataforma electrificada.

En línea con esta estrategia integral, a nivel nacional, Volvo Cars Chile anotó el 2021 el mejor año de la compañía en el segmento de bajas y cero emisiones, logrando el puesto número uno en el ranking de ventas de vehículos Mild y Plug-In Hybrid, con 404 unidades comercializadas. Recibiendo galardones por este merecedor título.

Esto refleja la ambición de Volvo de convertirse en un fabricante de automóviles completamente eléctrico para 2030 y su compromiso con la reducción continua de su huella de carbono, con la meta de ser una empresa climáticamente neutra a 2040.

De esta forma, Volvo Cars se ha mantenido en la industria por 95 años, logrando convertirse en una marca para las personas que se preocupa por el mundo en el que viven y en su entorno. La historia de la compañía incluye innovaciones y logros creados para brindar libertad de movimiento, de manera personal, sostenible y segura, permitiendo entregarles un mundo mejor a las futuras generaciones.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.