Por Raúl Farías

Subaru, a lo largo de sus más de 40 años de presencia en Chile, siempre ha estado ligada con los vehículos orientados a la familia. Basta con recordar los primeros Leone, seguidos de los Loyale, los exitosos Legacy Station y Touring Wagon, además del imperecedero Outback (Ad portas de ser lanzada su sexta generación en Chile), que podría ser considerado como el último station wagon del fabricante japonés, con clara orientación al outdoor o vida al aire libre.

Sin embargo, en 2006, el constructor nipón sorprendió al mercado nacional con la incorporación de un auténtico SUV D, el recordado B9 Tribeca, con un frontal muy particular, que no fue del gusto de muchos amantes de la marca, y que rápidamente fue corregido con un acertado facelift. En total 1.300 unidades del modelo se comercializaron en tierras nacionales hasta 2015.

Esperado por muchos, en septiembre del año pasado se oficializó el desembarco del buque insignia de la marca de la Constelación de las Pléyades: Evoltis, un SUV D de siete u ocho plazas (según versión), fabricado en Lafayette, Indiana (EE.UUU) y pensado para el mercado norteamericano, donde se comercializa como Ascent. Tuvimos la oportunidad de ponernos a los mandos de la variante de homologación con nivel de equipamiento Touring, en una atractiva tonalidad rojo metálico. Decimos de homologación, por cuanto dispone de asientos de cuero en color caramelo y carece de los vidrios laterales traseros y posterior con acabado Privacy Glass.

En ese mercado, Subaru estaba al tanto de la necesidad de expandirse en el segmento de los SUV de tres filas de asientos, donde el fabricante japonés detectó una suerte de pérdida de clientes, que en un comienzo eran matrimonios jóvenes sin hijos, que al ser padres con varios hijos se vieron en la necesidad de buscar vehículos más grandes que un Outback o Forester.

El target de Evoltis está conformado por clientes ABC1/C2 de 41 a 60 años, que buscan espacio, confort y seguridad. Los principales motivadores de compra son distintas configuraciones de familias, que lo usan para moverse en la ciudad o viajes largos con plena libertad, seguridad y comodidad. En términos de competencia, este modelo llega a enfrentarse a jugadores consolidados del segmento, entre los que se cuentan: Chevrolet Traverse, Ford Explorer y Honda Pilot, por mencionar algunos.

En términos de diseño, a primera vista nos parece como un sobreinflado Forester/Outback. Lo anterior, cobra vigencia, por cuanto Subaru es una marca conservadora, que apostó porque su modelo más grande representase continuidad e identidad de marca con el resto de la gama de productos. ¡Usted lo ve en la calle y dice es un Subaru!

Es así como nos encontramos con un frontal imponente, en el que sobresale su grilla hexagonal con marcados bordes cromados y tres series de lamas horizontales triples revestidas en negro brillante con el logo de Subaru al centro en un rol protagónico.

Justo bajo ella, encontramos la cámara delantera, específicamente desarrollada para Evoltis, sobre las que nos explayaremos más adelante. La calandra es escoltada por llamativos ópticos «tipo ojo de águila» con tecnología LED sensibles a la dirección (SRH), los que resultan ser muy parecidos a los de Outback, pero más grandes.

El parachoques luce robusto con dos nervaduras marcadas bi nivel, mientras que un tercio de su superficie es ocupada por la máscara. En las esquinas inferiores encontramos los encastres de plástico que simulan una C al revés, con un detalle cromado, los que alojan a los neblineros, también LED. Como buen SUV, toda la zona de los bajos cuenta con revestimiento plástico o resina negra, para evitar o aminorar los daños que resulten al transitar por gravilla o zonas más complejas.

Al verlo de perfil, se sigue mostrando robusto, por la presencia de sus marcados pasos de ruedas que deslindan con el capó, que también presenta una postura alta, esta línea baja suavemente y se extiende sobre los tiradores cromados de las puertas. Se desliza sobre neumáticos Falken Ziex Ze 001 A/S de medida 245/50 R20 con llantas de aleación de aluminio pulido con interior oscuro. Porta un neumático de repuesto temporal de medida 165/90 D18, ubicado en la parte baja del auto. Los espejos laterales, tipo bandera tienen una terminación satinada parcial, con intermitentes integrados en la carcasa, calefaccionados y plegables eléctricamente. Tampoco podemos dejar en el tintero sus barras de techo negras de gran tamaño.

Su parte posterior, presenta una antena tipo aleta de tiburón en negro, mientras que su portalón es presidido por un generoso spoiler con tercera luz de freno integrada al centro que da paso a un amplio vidrio posterior que en la unidad de prueba carecía de acabado ahumado o Privacy Glass (algo que si vimos en las unidades de lanzamiento).

Las luces traseras LED están bipartidas por el portalón, ocupando buena parte de los laterales. Un listón cromado hace las veces de puente comunicante entre las luces, cuya sección interna presenta el mismo apliqué cromado. Finalmente, el paragolpes presenta una gran parte de su superficie en resina negra, con sutiles luces reflectantes dispuestas horizontalmente, además de contar con el espacio para las salidas de escape, una de cada lado.

Sus dimensiones llegan a los 4.998 mm de largo; 1.930 mm de alto y 1.819 de alto. Su distancia entre ejes es de 2.890 mm. Su despeje alcanza los 220 mm. Recordemos que este modelo emplea la nueva Plataforma Global de la marca, usada por los nuevos Impreza, XV y Forester. Su peso en orden de marcha supera las dos toneladas, 2.083 kilos para la Limited y 2.081 kilos para la Touring. Puede remolcar con frenos hasta 2.268 kilos.

Pero es el ambiente interno del Evoltis, él que depara la mayor cantidad de agradables sorpresas para quienes lo manejen o vayan de pasajeros. Veamos cada una de ellas en detalle. Para comenzar, basta con abrir cualquiera de sus cinco puertas, para caer en cuenta de que estamos en presencia de un SUV refinado, incluso más refinado que un Outback 3.6 R o un Forester Limited.

Sin lugar a dudas, este modelo va orientado a familias numerosas, que no gustan de una minivan, y optan por SUV de grandes dimensiones, dispone de una configuración para 8 ocupantes en la versión Limited (2+3+3) y para 7 pasajeros en la tope de línea Touring (2+2+3). Precisamente esta última fue la que probamos, y dispone de dos asientos tipo capitán independientes en la segunda fila. Nuestra unidad de prueba disponía de asientos calefaccionados en la primera y segunda fila, y ventilados en la primera.

También forma parte del equipamiento de norma sus asientos delanteros eléctricos de 8 vías y el del conductor tiene 2 memorias de ajuste. Sin embargo, algo que agradecimos durante los calurosos días de verano que la manejamos, fue el hecho de olvidarnos de lo incómodo que resulta sentarse sobre un asiento de cuero soleado, basta con encender la ventilación, regulable en tres niveles y el frescor se hace presente.

Una vez que la abordamos, debo decir que nos gustó la distribución y ergonomía, con todos los comandos al alcance de la mano, sumado a la presencia de cómodos asientos, con abundante apoyo lumbar y generosos apoyacabezas. Ahora bien, por un asunto generacional, puede que a quienes sean menores de los 40 años, les resulte más llamativo un cuadro de instrumentos totalmente digital, personalmente debo decir que el tablero del Evoltis es de mi total gusto: dos grandes relojes analógicos: tacómetro y velocímetro, separados por el clúster del computador de abordo de 4,2″.

La consola central del Evoltis es presidida por una pantalla multifunción de 6,3″, que permite revisar una serie de funciones, algunas de las cuales son: temperatura exterior, hora, consumo promedio (en l/100 km), autonomía, fecha, sistemas de asistencia al manejo, además de visualizar la cámara delantera, muy útil a la hora de tener que transitar por zonas con menor visual o más complejas. En su parte alta tiene comandos para cambiar al visualizador, el interruptor de los intermitentes de emergencia y un práctico aviso de cinturones de seguridad, que acusa a quienes no lleven su cinturón abrochado en las tres filas de asientos.

Luego, encontramos una zona ocupada por un altavoz, que luego da paso al sistema de infoentretenimiento Starlink de Subaru, conformado por una gran pantalla de 8″ táctil, compatible con Android Auto y Apple Car Play, con una interfaz fácil y rápida de usar, pudiendo visualizar el navegador GPS (con cartografía provista por Tom Tom), sistema de audio provisto por el especialista Harman Kardon con 12 altavoces (agradecemos que tenga perillas para regular el volumen y cambiar de estación de radio, útil para quienes somos analogllenials) y la cámara de retroceso, a la que suma una tercera cámara que se puede ver en el espejo retrovisor interior, en caso de ir con dotación completa de pasajeros.

Más abajo, viene la zona donde se alojan los comandos del climatizador trizona, desde donde también se opera la calefacción y ventilación de los asientos delanteros o el desempañador delantero o de la luneta trasera y espejos laterales. Hablando de espejos, debemos decir que más que el central interior (por tratarse de un auto largo), durante nuestro test nos resultaron muy útiles los laterales, además de la advertencia de punto ciego, que nos señalaba la presencia de otro vehículo cerca.

En el túnel central, que media entre ambas plazas delanteras, justo delante de la palanca selectora, encontramos para poner objetos, una toma de 12v algo oculta, además de los comandos del X-Mode (control de descenso), el auto hold y dos puertos USB, además de un jack. Inmediatamente encontramos la palanca selectora, con pomo de cuero, un gran botón para el freno de estacionamiento eléctrico y dos generosos portavasos o botellas más bien del lado derecho. Todo ello en presencia de insertos de madera, que se mezcla con ornamentaciones satinadas, una combinación agradable a la vista, y que da cuenta de una excelente calidad constructiva. Otro detalle que refuerza lo anterior, es el revestimiento tipo tapizado presente en el portaobjetos central y en la guantera.

Durante la presentación del modelo, los ejecutivos de Subaru señalaron que Evoltis viene con nada menos que 19 posavasos repartidos en su gran cabina, a lo que se suma la presencia de un enorme techo corredizo panorámico, con cortina independiente, además de la presencia de salidas de aire con control independiente para la segunda fila, con modo auto, comandos para calentar los asientos, una toma de 120V, dos puertos USB y dos posavasos (que se cuentan dentro de los 19 señalados al iniciar este párrafo).

Sin duda que los ingenieros de Subaru pensaron en todo: familias grandes, muchas idas y vueltas de excursión, deportes, etc. Ello trae consigo suciedad al interior, la que es fácilmente eliminable gracias a su alfombrado de goma lavable, ventanas laterales con cortinillas interiores, asientos de la segunda fila tipo capitán con apoyabrazos individuales, además de ser deslizables.

Acceder a la tercera fila, no resulta tan cómodo, pero es cosa de acostumbrarse. Basta con accionar un par de palancas y listo, podemos acomodarnos en la tercera corrida, que no resulta ser muy apta para personas de estatura alta, pero si para adultos de menos de 1.80 mt o se acomoda muy bien para niños. Si abatimos los asientos de la tercera fila, lo que es muy fácil de hacer mediante dos simples tiras, dando como resultado espacio más que suficiente para cuatro ocupantes y su equipaje correspondiente.

Un espacio de carga generoso se ajusta prácticamente a todas las necesidades. El compartimento bajo el suelo del espacio de carga te permite mantener las cosas organizadas. Con equipamiento

que mejora la experiencia de uso como el portalón eléctrico y rieles de techo de fácil acceso, no hay tareas imposibles para Evoltis en lo que a estiba de equipaje se refiere. Tan sólo imagine el espacio de carga que se tiene al abatir las corridas de asientos: 2.435 litros. Con las tres filas sin abatir se dispone de 460 litros.

Bajo su capó, que extrañamente no dispone de amortiguadores a gas, aunque bueno tratándose de un Subaru, probablemente la única vez que lo abrirá será al llevarlo a servicio o rellenar el depósito del lavaparabrisas, encontramos un nuevo propulsor (FA24 DIT) turboalimentado con sistema de inyección directa, 2.387 c.c. de desplazamiento, que entrega 260 CV a 5.600 vueltas y un torque de 375 Nm de par. Algunos podrán pensar que es muy justo, tomando en cuenta las dimensiones de este SUV, pero no es así.

En un principio, cuando lo manejamos durante la toma de contacto en Santa Martina, nos dejó esa impresión, pero se deben pasar más kilómetros al volante del Evoltis para cambiar nuestra impresión: el motor lo mueve de manera resuelta, tanto es así que en carretera es fácil sobrepasar el límite legal de velocidad, puesto que la suavidad de marcha impresiona. Lo anterior se explica por la excelente comunicación que se da entre el motor y la transmisión CVT, que hace que se comporte muy caballeroso en ciudad y responsivo en carretera, pero sin llegar a ser agresivo. Aunque dispone de paletas al volante, simulando 8 marchas, recomendamos usarla en modo automático, dejando que la transmisión escoja el cambio más adecuado al tipo de camino por el que circulamos.

Por último, Evoltis es un portento en lo que a seguridad se refiere, por cuanto obtuvo las más altas calificaciones de parte de la IIHS (Top Safety Pick +) y 5 estrellas de la NHTSA, por cuanto no escatima en equipamiento:

  • 7 airbags, incluido de rodilla para el conductor
  • Apoyacabezas delanteros activos
  • Vectorización activa de torque
  • Control electrónico de estabilidad
  • Sistema Eyesight
  • Frenado automático en reversa
  • Cámara de retroceso inteligente
  • Sistema de detección trasera de vehículos
  • Freno de estacionamiento electrónico
  • Auto Vehicle Hold
  • Discos de frenos ventilados en las cuatro ruedas
  • Luces LED con faros sensibles a la dirección

Pero es sin duda que el sistema de seguridad preventivo o de asistencia al manejo, Eyesight, que pone a Evoltis en un escalón superior frente a sus competidores. Este sofisticado sistema compuesto por radares y cámaras, dispone de:

  • Frenado previo a la colisión
  • Gestión del acelerador previo a la colisión
  • Control crucero adaptativo con función de mantenimiento de pista (ajustable en tres rangos de distancia)
  • Aviso de arranque del auto que nos antecede
  • Advertencia de salida involuntaria del carril
  • Advertencia de vaivén del carril

A modo de cierre de este extenso reporte, Evoltis reúne merecidos atributos para haber sido distinguido como Mejor SUV Grande por parte de la prensa especializada nacional, estando en presencia de un producto bien pensado, funcional y versátil, que, sin poner tanto acento en su estética, lo pone en su interior, mecánica y elevados niveles de seguridad y tecnología, convirtiéndola en una opción realmente a ser considerada por las familias extensas, que dispongan de un generoso presupuesto. Sin duda una inversión de la que no se arrepentirá.

Ficha Técnica Evoltis