Aunque ver cómo autos de la vida real dan el salto al mundo de los videojuegos es algo habitual, es la primera vez que un fabricante de automóviles da vida y crea un modelo físico de un vehículo virtual, diseñado en colaboración con los jugadores, y que aún no aparece en ningún juego.

El proyecto del Team Fordzilla P1 comenzó en marzo de este año, cuando se pidió a los jugadores que votaran por Twitter por las características del automóvil, incluyendo la configuración de los asientos, la posición del motor o detalles de la cabina. Durante el proceso, llegaron cerca de un cuarto de millón de votos emitidos por los aficionados.

Team Fordzilla P1: La diversión por esencia
El exterior del innovador Team Fordzilla P1 fue ideado por Arturo Ariño; y el interior fue visión de Robert Engelmann. Ambos son diseñadores de Ford.

Está construido sobre una estructura monocasco parcialmente cubierta por una gran cúpula hipertransparente que protege al conductor y al copiloto. Esto no solo difumina los límites entre el exterior y el interior del vehículo, sino que también pone el énfasis sobre el puesto de conducción, que trata de emular al de los F1.

El exterior es el resultado de la combinación entre un elegante frontal tipo GT, con un parachoques bellamente diseñado y unos paneles para la carrocería extremadamente esculpidos. En la cabina, los sistemas de aviso por LED mantienen al piloto y al copiloto informados del estado de la pista, la cual pueden controlar de manera perimetral. Todo el interior está diseñado para ayudar a minimizar cualquier tipo de distracción durante la carrera, y para aumentar el disfrute.

El Team Fordzilla P1 es el primer auto de Ford construido digitalmente, sin que haya habido ninguna interacción personal durante el proceso. Debido a la situación creada por la actual pandemia, el modelo fue diseñado por un equipo cuyos miembros, repartidos por cinco países, no se conocían, y que trabajaron a distancia. El auto se construyó en solo siete semanas; la mitad del tiempo que normalmente se necesitaría. El resultado es un modelo a escala real, con proporciones extremas y un carácter verdaderamente inconfundible.