• Iniciativa posible gracias a la colaboración con la fundación Make-A-Wish® Chile y Eliseo Salazar

Los sueños de los niños, adolescentes y jóvenes con enfermedades de alto riesgo son tan variados como las dificultades que ellos y sus familias enfrentan a diario en su vida cotidiana. El sueño de Borja Arrigorriaga, un niño chileno de 7 años que sufre de leucemia, era convertirse en piloto de carreras. Gracias a Porsche AG, Make-A-Wish® Chile y Eliseo Salazar hoy Borja atesora sus mejores recuerdos conduciendo un kart con uniforme y casco bajo las instrucciones del mejor piloto chileno de todos los tiempos.

En Porsche siempre estamos listos para ayudar a realizar este tipo de acciones porque tienen un significado más allá de lo material; estamos ayudando a cumplir los sueños de los niños y aportando momentos inolvidables para sus vidas”, dijo Cristóbal Lüttecke, Gerente de Porsche en Chile. “Es conmovedor ver la alegría de los pequeños cumpliendo sus sueños”.

El sueño de Borja comenzó a materializarse cuando Make-A-Wish Chile se enteró de la alianza entre Porsche AG y la organización internacional Make-A-Wish. “Nosotros habíamos contactado a Make-A-Wish Chile y les habíamos contado sobre la ilusión de nuestro hijo por ser piloto de carreas”, dijo Consuelo, la madre de Borja. “Poco tiempo después recibimos una llamada en la que nos confirmaron que nos podrían ayudar”.

Los Arrigorriaga viajaron desde Temuco, ciudad en la que viven, y las sorpresas llegaron desde el momento en que llegaron al Novotel Santiago Providencia.

“Ahí las voluntarias de Make-A-Wish Chile me sorprendieron con varios regalos, entre ellos una colección de vehículos a escala y una gran pista de carreras”, dijo Borja. “Estaba feliz, pero me puse aún más contento cuando me dijeron que al día siguiente conocería en persona a mi ídolo Eliseo Salazar y que él me ayudaría a correr en la pista del circuito ‘Eliseo E-Kart’”.

En la pista de karts, Borja recibió su traje especial de piloto y un casco autografiado por el propio Eliseo con el que corrió una carrera en el circuito frente a otros niños. El pequeño Borja salió desde la pole position y se mantuvo al frente hasta ver la bandera a cuadros. Los aplausos llegaron al tiempo que en los altavoces se escuchaba su nombre de ganador. El chico, al igual que lo hacen los pilotos profesionales, saludó al público en la vuelta posterior a la carrera y luego recibió la medalla que lo coronó como el campeón del circuito.

“Con esfuerzo, sacrificio y perseverancia pude cumplir mi sueño de competir en el Campeonato Mundial de Fórmula 1. Por ello colaborar en algo a cumplir un sueño de un chiquito como Borja, me reconforta en el alma”, dijo Salzar. “Ver la emoción en los ojos de Borja al bajarse del kart, es el mejor premio que uno puede tener al participar en estas actividades tan altruistas de Make-A-Wish”

El sueño de Borja es uno de los primeros 30 que han sido posibles gracias cerca de 230.000 dólares que fueron recaudados en la ‘Carrera Virtual Porsche’ que disputaron a finales del año pasado 2.300 empleados de Porsche en todo el mundo.

“El apoyo que nos brinda la empresa privada es fundamental para darle alegría a los niños que padecen enfermedades de alto riesgo”, Patricia Reyes, Directora de Wish Granting Make-A-Wish Chile. “Agradecemos a Porsche y a Eliseo Salazar por regalarle a Borja un día que nunca olvidará”.