• El embajador de Mahindra y destacado motociclista nacional preparó junto a la marca india un saludo especial para todos los padres en su día.

Junio 2019.- Con motivo de la celebración del Día del Padre, el destacado motociclista nacional y bicampeón mundial de Rally Raid, Pablo Quintanilla, analizó lo que fueron sus primeros pasos en las dos ruedas y la importancia de contar con el apoyo de su papá para lograr una destacada carrera profesional.

Sobre sus inicios en las motos, el embajador de Mahindra recordó que “mi papá (Arturo Quintanilla) llevó a mis hermanos mayores, Rodrigo y Luciano, a ver una carrera de motocross en Los Andes. Andrés, yo y Leo éramos más chicos, pero fuimos a mirar y quedamos pegados con las motos y los saltos. Pedimos motos como regalo de Navidad y nos llegaron un par de cuadriciclos, así que empezamos a andar todos los fines de semana en la playa”.

Eso sí, el paso a las dos ruedas fue un poco más complejo. “Hinchamos harto a mi papá para que cambiara los cuadris por motos, pero pasaron varios meses y nada…hasta que un día llegó a la casa con una PW50cc. ¡No lo podía creer! Estaba muy emocionado, quería salir de inmediato a la calle a andar con mi hermano Andrés, pero tuvimos que esperar hasta el fin de semana. No olvido ese momento, fue de mucha felicidad”.

Apoyo familiar

Al analizar lo que ha sido su exitosa carrera profesional, Pablo Quintanilla aseguró que el apoyo familiar, especialmente el de su padre, ha sido fundamental para llegar hasta donde está.

“Yo creo que la familia es el soporte principal para que un niño o una niña logren convertirse en deportistas o cualquier otra cosa que quieran hacer en sus vidas. Un padre o tu familia son lo que te llenan de motivación y confianza, son quienes te convencen de pelear por tus sueños y de que eres capaz de lograrlos. Estoy seguro de que sin mi papá al lado no sería la persona que soy. Él me ha formado como hombre y deportista, y todo lo que he logrado ha sido gracias a que creyó en mí desde el primer día”.

Sobre sus mayores alegrías y frustraciones junto a su padre en el motociclismo, Quintanilla destacó cuando se proclamó Campeón Nacional de Motocros en 65 cc y su primer campeonato mundial. “En el primero estaba toda mi familia apoyando y mi papá llorando de emoción. Otro momento lindo fue en 2016 cuando salí Campeón Mundial de Rally en Marruecos, porque al llegar a Chile me estaba esperando y nos dimos un gran abrazo”.

En cuanto a los momentos más duros, Quintanilla no mencionó ninguno en particular, pero señaló que “hemos vivido muchos juntos, porque este deporte es de riesgo y las lesiones están ahí…pero él siempre ha estado ahí para apoyarme”.

Sin embargo, el embajador de Mahindra aseguró que, pese a todo, su padre jamás le ha pedido cambiar de deporte. “Todo lo contrario, su aliento ha sido incondicional. Lo he sentido a mi lado en las buenas y en las malas, y mucho más cuando las cosas se han puesto difíciles o cuando he tenido que recuperarme de alguna lesión. Este año con la lesión que sufrí en el Dakar, por ejemplo, hemos conversado más que nunca y su apoyo es clave para mí”.