• A través de sensores, cámaras y otras tecnologías los autos ayudan a realizar esta maniobra, especialmente cuando se trata de espacios reducidos.

Estacionar se vuelve cada vez más fácil gracias a la mayor tecnología que incorporan los vehículos en la actualidad y que le dan más información a el o la conductora sobre lo que está pasando en su entorno, para estar atentos del carro de supermercado atravesado, la bicicleta del vecino que quedó más corrida o un poste que no se ve en la oscuridad.

Como su nombre lo dice, el propósito de la asistencia para estacionar es entregar información extra y se activa inmediatamente cuando se pone la marcha atrás. Desde su nivel más básico, existen sensores ultrasónicos -esos círculos que se ven en el parachoque trasero – que monitorean el área detrás del vehículo para buscar obstáculos. “Si detecta que hay un objeto, el sistema calculará la distancia que hay con el límite trasero del auto y se lo comunica al conductor a través de distintos pitidos, que se van haciendo más intensos a medida que se acerca el obstáculo”, explica Christian Scheel Product & Sales Manager de SAIC Motor, dueño y fabricante de MG Motor.

El sensor comienza a detectar obstáculos a una distancia de 1.5 metros desde el parachoques trasero y de 60 centímetros para el sensor ubicado en la esquina. Una vez que el obstáculo esté dentro del rango de 30 centímetros, la alerta de pitidos suena como una advertencia continua.

“Estas asistencias en los autos pueden ir desde  sensores hasta sistemas más complejos, como el MG Pilot, que avisa por ejemplo del tráfico cruzado si uno va saliendo de cola expandiendo el área de escaneo del auto”, agrega Scheel.

Un siguiente nivel en la asistencia es la cámara de retroceso, que va instalada en la parte superior de la patente y que muestra en la pantalla de la radio todo lo que está sucediendo en la parte posterior del vehículo. Esta imagen se complementa con unas líneas de dirección que van mostrando la trayectoria que seguiría el auto según se mueva el volante a la izquierda o derecha. Estas tienen tres colores, rojo, amarillo y verde, que así como un semáforo, indican cuando hay espacio para seguir moviéndose, cuando hay que estar alerta y cuando es necesario detenerse.

“En modelos como el MG 5 y el MG ZX, tenemos una cámara de 360º que permite ver el auto como si uno estuviera flotando encima de este y observar todos los obstáculos que hay alrededor de él”, comenta el ejecutivo.

Tráfico cruzado
Un gran complemento para “salir de cola” en el estacionamiento es la “Alerta de Tráfico Cruzado”, presente en modelos como el MG ZX, MG HS y MG ZS EV. En definitiva este detecta si un auto se va a atravesar de forma perpendicular cuando uno está retrocediendo.

Para tener una idea, el rango de detección de la “Alerta de Tráfico Cruzado” es de 5 metros hacia atrás y 25 metros hacia los costados, y para autos que se aproximen a una velocidad superior a los 9 km/h.

“La forma de avisar al conductor es a través de alertas visuales al interior del vehículo. Si viene un auto por el lado derecho se prende una luz de ese costado a la altura del espejo lateral y si viene por la izquierda, se prende una luz a ese costado. Además se complementa con un un ícono de advertencia triangular que aparece en la pantalla de la radio, para indicarle que hay un peligro”, explica Scheel.

Eso sí, aconseja el ejecutivo, “siempre se tiene que estar pendientes de lo que pasa en el entorno, ya que si bien estos sistemas son útiles y nos entregan información de lo que ocurre alrededor, finalmente son solo asistencias y no reemplazan la atención de el o la conductora”.