• Mads Østberg y Torstein Eriksen cerraron su cuarta victoria de categoría del año en el ACI Rally Monza, para así convertirse en campeones del mundo de WRC2 a bordo de un Citroën C3 R5. Marco Bulacia y Marcelo Der Ohannesian terminaron segundos en el campeonato mundial de WRC3.

En su primera vez formando parte del Campeonato del Mundo de Rallyes, el ACI Rally Monza prometió ofrecer un desafío sin precedentes. El hecho de que se celebrara el primer fin de semana de diciembre hizo que el evento fuera aún más impredecible, dado el clima decididamente invernal en el norte de Italia. Las tripulaciones tuvieron que lidiar con algunas condiciones muy difíciles, incluida la nieve y la lluvia.

Sin embargo, la #C3R5Family, que contaba con una alineación de seis personas (Østberg-Eriksen, Bulacia-Der Ohannesian, Rossel-Fulcrand, Ogliari-Ciucci, Lefebvre-Dubois y Somaschini-Zanchetta), demostró que era más que capaz de manejar en esas condiciones. Así, el binomio Østberg-Eriksen obtuvo el título del Campeonato Mundial de WRC2 y la dupla Bulacia-Der Ohannesian terminó como subcampeón en el Mundial de WRC3.

Después de haber ganado tres pruebas del WRC2 (Montecarlo, Suecia y Estonia) con el PH Sport C3 R5, Mads Østberg y Torstein Eriksen consiguieron su cuarta victoria este año para sellar un merecido título mundial debut con Citroën. Fue solo una recompensa por una temporada muy fuerte, gastada en gran parte entre los primeros clasificados.

Tercera al final de la primera etapa del viernes, la tripulación noruega se destacó en las condiciones extremas del sábado y se colocó a la cabeza en la nieve con dos victorias de etapa. Se mantuvo en la pole position hasta el final, a pesar de lo que estaba en juego.

Ganadores en México, subcampeones en Turquía, cuartos en Estonia y terceros en Cerdeña con el Tagai Racing Technology C3 R5, Marco Bulacia y Marcelo Der Ohannesian vieron su increíble consistencia esta temporada recompensada con el segundo lugar en el Campeonato Mundial WRC3.