• Ford ha mejorado el diseño del software que controla la calefacción de Police Interceptor para que éstos puedan ayudar a reducir la propagación del virus

Ford ha diseñado una nueva mejora del software que controla la calefacción de la SUV Police Interceptor en Estados Unidos, que podría ayudar a reducir la propagación del COVID-19.

“Los héroes que están en primera línea protegiéndonos a todos, están expuestos al virus y necesitan urgentemente medidas de protección”, dijo Hau Thai-Tang, director de compras y desarrollo de productos de Ford Motor Company. “Analizamos lo que hay en nuestro arsenal y cómo podríamos ayudarlos. En este caso, hemos convertido el sistema de propulsión y los sistemas de control de calor del vehículo en un neutralizador de virus”.

 ¿Cómo funciona?
La solución es simple: incrementar el calor del interior del vehículo hasta que los virus estén desactivados. Al utilizar los sistemas de control de la calefacción y del tren motriz de Police Interceptor Utility, esta solución permite a los vehículos elevar las temperaturas del compartimiento de pasajeros más allá de 56°C, durante 15 minutos, tiempo suficiente para ayudar a desinfectar los puntos de contacto del vehículo.

Una vez activados, los sistemas de control del clima y del tren motriz del vehículo trabajan juntos automáticamente para elevar las temperaturas del compartimiento de pasajeros. El software calienta el motor a un nivel elevado, y tanto la configuración de calor como la del ventilador funcionan a alta potencia. El software monitorea automáticamente las temperaturas interiores hasta que todo el compartimiento de pasajeros alcanza el nivel óptimo, luego esa temperatura se mantiene durante 15 minutos.

Para investigar la efectividad de este método de desinfección, Ford trabajó en estrecha colaboración con la Universidad Estatal de Ohio para determinar la temperatura y la duración necesaria para ayudar a inactivar el virus COVID-19. “Nuestros estudios con Ford Motor Company indican que exponer los coronavirus a temperaturas de 56°C, durante 15 minutos reduce la concentración viral en más del 99% en las superficies interiores y los materiales utilizados dentro de los vehículos de Police Interceptor Utility”, dijo Jeff Jahnes y Jesse Kwiek, supervisores de laboratorio en el departamento de microbiología de la Universidad Estatal de Ohio.

Las autoridades pueden utilizar este proceso de calor regularmente para ayudar a desinfectar los vehículos cuando los oficiales no están adentro. Cuando se usa junto con las pautas de desinfección aprobadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, llevando a cabo esta acción en el compartimiento de pasajeros con temperatura elevada del aire puede ayudar a llegar a áreas que pueden pasar desapercibidas por los procedimientos de desinfección manual. El calor tiene la capacidad de filtrarse en grietas y áreas difíciles de alcanzar, lo que ayuda a reducir el impacto del error humano al aplicar desinfectantes químicos.

El equipo de ingeniería de Ford inició un proyecto a fines de marzo para descontaminar vehículos utilizando calor. Poco después, una conversación con el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York alertó a Ford sobre su necesidad de un proceso de desinfección más eficiente durante la pandemia.

Utilizado para complementar los métodos de limpieza recomendados, calentar el interior del vehículo puede ayudar a garantizar que los vehículos se desinfecten adecuadamente antes de una nueva actividad.  “Los oficiales ahora pueden usar este modo de autolimpieza como una capa adicional de protección dentro del vehículo”, dijo Tyler. “Este virus es un enemigo invisible y estamos orgullosos de proporcionar una solución para ayudar a combatirlo”.