• El modelo ícono de la marca, el Renault 4 conocido también como 4L, logró hacer historia hace seis décadas, por una característica que puede parecer menor hoy en día, pero que efectivamente provocó una revolución a pequeña escala cuando se introdujo por primera vez: el portalón o quinta puerta.

 El Renault 4 se presentó en 1961, ya hace seis décadas, un momento en que la gente en Francia comenzaba a dejar atrás su vida en el campo y se acercaba a las zonas urbanas. Sin embargo, las conexiones de transporte público dejaban mucho que desear, especialmente en las afueras de los pueblos y ciudades. La gente comenzó a sentir la necesidad de un automóvil adecuado para transitar por áreas rurales y urbanas por igual, un automóvil que pudieran conducir a las tiendas o al trabajo.

También fue un momento en que cada vez más mujeres se integraban al mundo laboral y el poder adquisitivo de los hogares fue mayor. En ese contexto, el Renault 4, que pronto se conocería como “4L”, proporcionó una solución 24/7 para la vida urbana y rural, ¡todo gracias al humilde portalón!

El Renault 4 logró hacer historia en el automóvil por esta razón, algo que puede parecer menor hoy en día, pero que provocó una revolución a pequeña escala cuando se introdujo por primera vez el portalón. Con esta quinta puerta y un piso plano, el Renault 4 era un automóvil familiar y un automóvil utilitario.

Los hatchbacks revolucionaron la industria automotriz al ofrecer una mayor modularidad interior”, señaló Hugues, Director General Renault Classic

Una puerta a la libertad
La quinta puerta significó que el Renault 4 se convirtió rápidamente en un fenómeno social. El hombre detrás del proyecto, Pierre Dreyfus, CEO de Renault de 1955 a 1975, explicó a sus equipos que quería ver “un alto volumen de carga” para un automóvil ” bluejean”, es decir, un automóvil que se adaptara a personas de todas las edades y clases sociales de todo el mundo.

Su deseo fue concedido, ya que se han vendido más de 8 millones de unidades en más de 100 países durante un período que abarca más de 30 años. “El portalón en el 4L dio lugar a un nuevo modelo y característica del automóvil”, dice Hugues.

La puerta trasera proporcionó a los usuarios una forma fácil de cargar cualquier cosa, un ajuste perfecto para todos los estilos de vida. Además, la quinta puerta ofrecía una mayor modularidad interior, lo que permitía a los ingenieros y diseñadores crear los primeros “voitures à vivre” o autos para vivir. “La escotilla demostró que los ingenieros podían desviarse de la estructura tradicional de ‘capó, habitáculo, maletero'”, explica Hugues. “La quinta puerta permitió una mayor libertad en términos de diseño”. El portalón dio lugar a nuevos tipos de vehículos, como los SUV.

Una característica aplicable a toda la gama
La quinta puerta fue clave para el éxito del 4L, por lo que Renault se atrevió a extender esta característica a un segmento más tradicional: los autos familiares. Lanzado en 1965, el Renault 16 fue el mascarón de proa de una revolución sin precedentes que anunció más hatchbacks de lujo. Cuando se analiza, el Renault 16 era como una versión grande del Renault 4: ambos eran hatchbacks, por lo que venían con una puerta trasera y ofrecían una increíble modularidad en los asientos traseros.

De hecho, cualquier modelo de automóvil podría ser un hatchback, incluidos los sedanes, coupés y los autos urbanos. Renault comenzó a desarrollar una amplia gama de modelos hatchback, como el R20 y R30, el Fuego, el R25 y el R11.

Los hatchbacks fueron puestos en el centro de atención mundial cuando los hermanos Marreau ganaron el Rally París-Dakar de 1982 en un Renault 20.

Un ajuste perfecto para Arkana
De toda la gama Renault, actualmente, el Arkana destaca como un brillante embajador. “La puerta trasera era un ajuste perfecto para este auto, que es una mezcla entre un SUV y un sedán” continúa Hugues. “Es la solución ideal para los diseñadores, ya que pueden llegar a un diseño elegante y que brinda a los clientes toda la practicidad que necesitan. La carrocería SUV-Coupé del Arkana cuenta con un interior espacioso y de fácil acceso, con un portalón amplio para facilitar la carga en su gran maletero.