• El híbrido enchufable, presentado en 2019 como conceptual y que debe su nombre a la mitología nórdica, comienza su producción.
  • El superdeportivo podrá ser usado en modo 100% eléctrico, con el que será capaz de alcanzar los 130 km/h.

Tras dos años de espera, la marca británica ha confirmado que comenzará la producción de su superdeportivo de lujo Valhalla, modelo híbrido enchufable que contará con tres motores centrales, capaz de alcanzar los 950 CV, que pasó de lo conceptual a la realidad.

Con la intención de ofrecer menor resistencia al aire y una aerodinámica activa, el Aston Martin Valhalla tendrá un chasis de fibra de carbono reforzado, una suspensión push-rod en el eje delantero — inspirada en la Fórmula 1—, con amortiguadores regulables y una configuración multilink en el eje trasero, acompañado de una parrilla frontal con barras cromadas y nuevo diseño de puertas.

Para acompañar el sofisticado exterior, Aston Martin apostó por un motor V8 4.0 litros Twin Turbo de disposición trasera y dos E-Motors, con un pack de baterías de 150 kW, acompañado de una transmisión de doble embrague de ocho cambios y función e-reverse, es decir, en reversa solo actúa el modo eléctrico. El superdeportivo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h. En modo eléctrico podrá alcanzar los 130 km/h.

En otros modos, el superdeportivo será capaz de decidir cómo actuarán los tres motores según las necesidades que detecte, siendo el principal el V8. De esta forma, el sistema decide si aplicar la energía disponible a ambos ejes o sólo al trasero.

La innovación de la marca también se podrá observar en el interior, ya que ofrecerá una postura similar a la de un monoplaza de Fórmula 1 con butacas fijas, pero con pedales y volante ajustables. Además, tendrá un sistema multimedia con Apple Car Play y Android Auto, luces led frontales, climatizador dual, frenado de emergencia, alerta de colisión, control crucero inteligente, detector de punto ciego y cámara en 360 grados.

Con su nombre inspirado en la mitología nórdica, la marca británica quiere romper un nuevo récord con el Valhalla: completar una vuelta de Nürburgring en 6 minutos y 30 segundos.