• Más allá de su aspecto económico, los recambios Citroën de Economía Circular suponen una gran ventaja para la protección del medio ambiente: gracias a ellos se recupera el 80% de los materiales de los que están compuestos y se ahorra un 50% de energía respecto a la fabricación de componentes totalmente nuevos, lo que permite que los usuarios tengan hasta un 50% de ahorro en el precio de los repuestos.
  • En su oferta de piezas de recambio, Citroën incluye componentes que proceden de la economía circular. Disfrutan de las mismas garantías y controles de calidad que las piezas originales.

La economía circular se ha convertido en un objetivo clave para las empresas alrededor del mundo. Citroën Chile es una de las que ya está poniendo en práctica el reciclaje y la recuperación de materiales en gran parte de su actividad con acciones como las piezas de cambio de Economía Circular, que ofrece hoy en toda su Red de Concesionarios y Servicios de Posventa. Están disponibles a un precio entre un 30% y un 50% inferior que las piezas nuevas de la marca y cuentan con la misma garantía y exigencias de calidad.

Citroën cuenta con una gama de piezas de cambio de Economía Circular que cubre la mayoría de los elementos mecánicos de sus automóviles: motores, bombas de inyección, inyectores, filtros de partículas, motores de arranque, cajas de cambio, kits de embrague, transmisiones, compresores de climatización, cáliper de frenos… El cliente sólo debe dejar el componente usado en manos de Citroën y ahí empieza todo el proceso.

Estos componentes, que se recogen directamente en los talleres de Citroën, se envían a la fábrica, donde se analizan, limpian y revisan antes de ser sometidos a un proceso que permite su reutilización y en el que se añaden elementos nuevos que sustituyen a los elementos desgastados. Son objeto de un procedimiento riguroso, con un pliego de condiciones y un sistema de trazabilidad estricto, que incluye un control directo y exhaustivo por parte de la marca, con las mismas exigencias que las piezas nuevas. Gracias a este sistema de trabajo, Citroën es capaz de ofrecer en estas piezas una garantía oficial de un año, la misma que ofrece en sus componentes totalmente nuevos.

Las piezas de recambio de Economía Circular Citroën tienen un impacto muy importante en el medio ambiente: gracias a ellas se recupera hasta un 80% de los materiales que se emplean en la fabricación de piezas de recambio y, en su proceso de reacondicionamiento, se utiliza la mitad de la energía que se consumiría al fabricar componentes desde cero. Una ventaja para el entorno a la que se suma también una ventaja para el consumidor ya que obtiene una pieza reacondicionada, en perfecto funcionamiento y a casi la mitad del valor de una original nueva.

Es importante destacar que la gama de Economía Circular cuenta con los siguientes repuestos y sigue en crecimiento:
Inyectores Diesel
Cáliper de Frenos
Bombas de alta presión de alimentación Diesel
Motores de arranque
Alternadores
Compresores de Aire Acondicionado
Transmisiones
Radiadores de refrigeración
Filtros de Partículas
Turbos
Embragues
Cajas de velocidades Automáticas
Cajas de velocidades Mecánicas.
Motores gasolina y Diesel.

“Hoy contamos con los repuestos principalmente para las versiones más vendidas de Berlingo B9, C-Elysée, C3 A51 y C4 última generación.  Al igual que Eurorepar, la gama seguirá creciendo en la medida de la disponibilidad en Francia.  Siempre serán repuestos que nuevos son de alto costo. Además, en el caso que exista una pieza en Francia y no la tengamos acá, se puede importar”, comenta Guillermo Erdmann, Gerente de Repuestos y Servicio Post-Venta de Citroën Chile.