Cinco consejos que te permitirán llegar de manera segura a tu destino en un día lluvioso

  • La adherencia al pavimento a través de los neumáticos en buen estado y un óptimo nivel de presión de inflado evitará accidentes en la carretera.
  • Mantener en excelentes condiciones los elementos mecánicos junto a los limpia parabrisas, las luces, frenos, permitirá tener un viaje seguro.

Durante estos meses comienzan a ser más frecuentes las lluvias y con esto el pavimento se vuelve más resbaladizo. Manejar bajo sistemas adversos por la carretera es complicado y hasta peligroso, por lo que es importante tomar ciertas precauciones que tienen relación directa con tus neumáticos.

“En condiciones de suelo seco, el tiempo y la distancia de frenado es menor, y cuando está mojado, frenar toma más tiempo y el vehículo puede tardar en responder si es que no se encuentran en perfecto estado los neumáticos, frenos, luces, caja de cambios, la batería, entre otras cosas. Los neumáticos siempre deben tener la presión de inflado en el nivel recomendado por el fabricante, ya que así mantendrán el contacto y la adherencia con la superficie del camino”, explica Miguel Ángel Alvarado, ingeniero de Ventas Senior de Bridgestone Chile.

Las cifras de Carabineros señalan que la causa más frecuente de siniestros como atropellos, choques, volcaduras y colisión es provocada por no conducir atento a las condiciones del tránsito, estas cifras llegan a los 27.065 durante el 2021, registrando un aumento comparativo de 5.309 eventos con respecto al año 2020.

Para evitar estos accidentes y tener un viaje seguro en esta temporada, los expertos de Bridgestone te recomiendan lo siguiente:

  • Respetar tiempos máximos: no sobrepases las capacidades de conducción. Si estás cansado es mejor detenerse en un lugar seguro, descansar y luego de un rato continuar. Esto es reafirmado por un estudio publicado el 2021 en la revista científica BMC Public Health, que evidencia que esta causa alcanza un 24% de los accidentes de tránsito.
  • Reducir la velocidad: los tiempos para acelerar y detenerse aumentan por el pavimento mojado, es por eso que se aconseja reducir la velocidad en al menos 20 kilómetros menos del límite de la velocidad permitida.
  • Revisar las condiciones de los neumáticos: el mantener el dibujo de los neumáticos garantizará el agarre y la máxima evacuación del agua, por lo que es esencial revisar el desgaste de la huella antes de cada viaje.
  • Mantener distancia: encontrarse a al menos a 100 metros del vehículo que nos antecede reduce la posibilidad de accidentes, ya que así tendrás el tiempo necesario para reaccionar y frenar ante cualquier percance en la carretera.  
  • Precaución al frenar: para frenar bajo la lluvia hay que hacerlo con suavidad. Los neumáticos están llenos de agua y hacerlo muy rápido podría provocar que el auto patine debido a que las ruedas se bloquean con más facilidad.

El especialista de Bridgestone añade que “siempre hay que manejar a la defensiva, pero más aún cuando llueve después de un largo periodo, porque el agua de la lluvia se mezcla con la suciedad que se acumuló por varios días o meses en el pavimento, generando una película que dificulta la adherencia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.