Por Raúl Farías

Gracias a una gentileza de BMW Chile (representada en Chile por Inchcape), nos pusimos al volante de un extraordinario sedán mediano de lujo: la actualizada Serie 5 LCI (Life Cycle Impulse), que nos acompaña en Chile desde febrero pasado. En estricto rigor, se trata de la versión que está un escalón por debajo del adrenalínico M5, el M550i xDrive, que forma parte de la generación conocida internamente como G30.

Recordemos que la Serie 5 tiene una tradición de medio siglo, a lo largo del cual el mundo ha conocido siete generación de este sedán mediano, que ya acumula más de 600 mil unidades vendidas a nivel global, y cuya puesta al día más reciente tuvo su estreno mundial en mayo de 2020. Sus principales rivales son el binomio alemán conformado por el Audi A6 y el Mercedes-Benz Clase E, además de un Jaguar XF, Lexus ES o Volvo S90.

Ya desde el exterior su diseño original atrae todas las miradas: los acabados exclusivos en el característico color Ceriumgrau, que se aprecia en el acabado de la máscara, las branquias laterales y la carcasa de los espejos laterales, sumado a la presencia de neumáticos Pirelli P Zero de medida 245/40 R19 delante y 275/35 R19 detrás, con llantas de aleación ligera M con radios dobles, y pinzas azules, le ponen una nota deportiva a su apariencia exterior. Nos extraño que no contase con neumáticos runflat, sino que con una rueda de recambio de uso temporal Maxxis de medida T135/80 R18.

Los frenos deportivos M* con pinzas en azul oscuro de más pistones y anagrama M ofrecen un elevado rendimiento. Adaptados al gran potencial dinámico del vehículo, garantizan una extraordinaria capacidad de frenado en la conducción marcadamente deportiva y con el pavimento mojado.

No olvidemos que los cambios apreciables en este Serie 5 LCI comienzan con una calandra de doble riñón  que luce más cuadrada, más ancha y alta, pero cae más abajo en el faldón delantero y lleva un marco de una sola pieza.

El contorno más delgado de los faros le da un toque moderno al aspecto familiar del pasado y presente de BMW. Dos fuentes de luz de conducción diurna en forma de “U”, y opcionalmente en forma de “L” dispuestas una al lado de la otra crean un gráfico de luz preciso y moderno.

Los faros cuentan con una nueva firma lumínica con tecnología que la marca denomina como “Laserlight”, puesto que son fácilmente reconocibles por sus detalles en azul, además de tener un alcance de hasta 650 metros y ser un 30% más eficientes que las luces LED.

El parachoques también es nuevo, con dos pliegues ascendentes que buscan encontrarse con borde del capó, atravesando las luces delanteras, lo que le da una apariencia más deportiva. En virtud, del paquete de apariencia: Luxury Line o M Sport, puede variar entre dos tomas verticales o tres tomas de aire de gran volumen, respectivamente.

De costado, se aprecia el nuevo diseño de las llantas de aleación, mientras que en su zaga, los bordes negros y un nuevo gráfico en forma de “L” dan a las luces traseras un impacto visual adicional.

Las luces traseras y las luces de freno están integradas en una lámpara compartida, que ahora forma una sola unidad con la lente externa prominentemente tridimensional. Independientemente de la línea de equipo y el motor especificado, todos los Serie 5 vienen con terminadores del tubo de escape trapezoidales.

Otros elementos que delatan a esta particular versión son: el discreto spoiler en la parte superior del portamaletas, además de los monogramas xDrive y M550i, ubicados en el costado izquierdo y derecho de la tapa del portaequipajes respectivamente. Tampoco podemos dejar de mencionar las aplicaciones en negro brillante, en ciertas zonas de la carrocería, que ayudan a otorgarle un toque de deportividad extra al Serie 5. Éstas las encontramos en el parachoques delantero, en la zona superior de las tomas de aire laterales, la zona de los espejos laterales, los marcos de las puertas y los difusores traseros.

Sus dimensiones llegan a los 4.936 mm de largo; 1.868 mm de ancho y 1.479 mm de alto. Su distancia entre ejes llega a los 2.975 mm. La báscula registra 1.810 kilos de peso neto. Su maletero cuenta con apertura y cierre totalmente eléctricos, desde la misma llave inteligente. Admite 530 litros de vituallas, lo mismo que un A6. Nos gustó la preocupación por los detalles de BMW, con brazos de resina que se ocultan en los laterales de los pasos de ruedas, recubrimiento tapizado de la zona interna de la tapa del portamaletas y sus formas bastante regulares. Sin ser la más grande del segmento, creemos que admite sobradamente las maletas o bolsos de sus cinco ocupantes.

Hemos tenido oportunidad de tomar asiento en las plazas de los Serie 7, donde uno se da cuenta de que los ocupantes más mimados son los que ocupan los asientos traseros. Ello no se reitera en el Serie 5, donde son los pasajeros delanteros los que más atenciones reciben. De partida cuenta con tapizado de cuero Dakota Schwarz con pespunte de contraste, con ajuste totalmente eléctrico (dos memorias los delanteros), con soporte lumbar ajustable, calefaccionados y ventilados.

Puertas adentro, los cambios del Serie 5 LCI la presencia de un nuevo cuadro de instrumentos digital de 10,25″, un nuevo volante deportivo de cuero con comandos multifunción, asistente personal BMW inteligente con funciones ampliadas, además de la pantalla de control que encabeza la consola central, de 12,3″, se suman dos nuevas molduras interiores, además del climatizador automático con nuevas funciones, mientras que los comandos situados entre ambos asientos delanteros, presentan un nuevo acabado en negro brillante, que le confiere un toque de elegancia al conjunto, pero tiene la desventaja de que hay que estar quitando las pelusas constantemente, además de estar expuesto a rayones desagradables si no se es cuidadoso al poner objetos o demases.

La verdad, cuesta encontrarle “peros” a un auto de esta categoría, donde todo se muestra bien pensado y dispuesto. Una vez que estamos bien acomodados en el puesto de manejo, cosa que no resulta compleja, debido a los múltiples reglajes eléctricos, el cuadro de instrumentos digital, con sus tres colores característicos (blanco, rojo y azul), parece rendir homenaje al M550i, dispuesto de una manera muy particular, que de izquierda a derecha son: indicador del nivel de combustible, velocímetro (incluido un doble indicador en km/h o mph)m un gran display del completo computador de abordo, un indicador de fuerzas g, además del tacómetro. Alrededor de todos ellos, encontramos testigos e indicadores varios relativos a:

  • puertas abiertas
  • modo de manejo
  • cinturones desabrochados
  • autonomía
  • hora
  • testigos de luces bajas, estacionamiento
  • freno de mano accionado
  • posición de la palanca selectora de marchas
  • entre otros

Del lado izquierdo del conductor, justo bajo el aireador, encontramos los mandos de las luces del tipo pulsador giratorio, desde donde podemos: activar el neblinero trasero izquierdo, activar las luces de posición, bajas, encendido automático de luces, regular la iluminación del tablero, además de la conveniente función de encendido de luces de estacionamiento, que puede ser delantera o trasera, en caso de dejar el auto aparcado en una zona oscura o de poca visibilidad, con un consumo mínimo de batería.

El volante presenta una empuñadura muy agradable al tacto, que se acomoda como un guante a nuestras manos, con tres rayos satinados, y la inscripción M en su base, con doce teclas multifunción. Del lado izquierdo encontramos las que permiten regular el control crucero adaptativo y los sistemas ADAS (que detallaremos más adelante). En el costado derecho están los mandos del sistema de infoentretenimiento. Nos gustó que en la zona central, dispone de dos ruedas giratorias, que hacen aún más fácil la operación. Eso sí, requiere cierto período de acostumbramiento para familiarizarse con las distintas funciones.

Otro elemento que contribuye a darle un ambiente muy especial a la cabina del M550i es su salpicadero con una parte superior en cuero, con pespuntes a la vista, sumado a la presencia de madera de álamo gris, además de detalles satinados.

La zona de la consola central, está presidida por una pantalla flotante de 12,3″. totalmente táctil, y que puede ser operada de manera muy fluida. Incluso cuenta con reconocimiento gestual, por ejemplo, para cambiar de radioemisora o bien subir o bajar el volumen.

Inmediatamente bajo ella, encontramos las ventilas principales del sistema de climatización (al lado izquierdo de ellas se ubica el botón que da vida al motor del M550i, con otro comando que permite desactivar el start/stop), mientras que entre ambas se alzan los Hazard o intermitentes de emergencia y el bloqueo centralizado. Luego encontramos los mandos físicos para el sistema de audio, que en el caso del M550i está representado por un  sofisticado sistema de sonido envolvente Bowers & Wilkins Diamond, con dos altavoces de agudos con tecnología de diamante, ofrece una extraordinaria acústica en todas las plazas. Gracias a 16 altavoces situados estratégicamente, los que garantizan una experiencia sonora única. Los altavoces incluyen iluminación, lo que subraya visualmente la excepcional calidad de sonido del sistema.

Otro elemento de sumo confort, es que esta berlina deportiva contaba con un climatizador cuatrizona, lo que posibilita que los ocupantes de los asientos traseros puedan escoger temperatura distintas según el lado que se encuentren, no así el caudal de aire que es el mismo. Los ocupantes delanteros, pueden optar por un caudal de aire distinto, por cuanto disponen de dos ventiladores regulables (uno de cada lado).

Siguiendo con nuestra descripción interior del M550i, bajo los comandos del climatizador, encontramos una tapa por la cual se accede al cargador inalámbrico del teléfono inteligente, lógicamente iluminado, funciona por contacto, y cuenta con un puerto USB para una carga más veloz y dos amplios posavasos.

Siguiendo en el túnel central que se ubica entre ambas asientos delanteros, encontramos una palanca tipo joystick, que permite operar la transmisión automática. Para salir de la posición parking (P), además de mantener el pedal del freno accionado, es necesario apretar “unlock o desboqueo” en el costado izquierdo superior y seleccionar reversa o directa. Mediante un simple toque, se pasa al modo manual de relaciones, pudiendo operarla desde la misma palanca o mediante las paletas detrás del volante, pudiendo subir o rebajar marchas.

Justo detrás de esta palanca, encontramos los comandos electrónicos del freno de estacionamiento y el autohold. Al lado izquierdo superior, se halla el comando que desconecta el control de estabilidad, junto con el selector de modos de manejo, que permite escoger entre cuatro alternativas:

1.- Sport y Sport +: Saca el máximo rendimiento dinámico y mecánico. En el tablero se muestra de color rojo, exhibiendo sólo la información imprescindible para el manejo.
2.- Confort: Modo predefinido al darle arranque al auto, que prioriza el equilibrio entre eficiencia y prestaciones. Muestra más datos acerca de nuestro viaje.
3.- Eco Pro: Muestra incluso la energía que se regenera en cada frenada
4.- Adaptative: Modo estándar por defecto, en donde el auto decide qué modo activar en cada situación de manejo.

Bajo el extenso capó del M550i xDrive, late un corazón conformado por un bloque gasolinero BMW Twin Power Turbo que cubica 4.395 c.c., con 8 cilindros en V, que entrega 530 Hp e impresionantes 750 Nm de par, los que son procesados mediante una transmisión automática Steptronic de 8 velocidades, la que hace posible un cambio de marchas muy deportivo, y tocar los 100 km/h en poco menos de 4 segundos. Tanto en modo automático como manual, a través de las levas o de la palanca de cambio, para un cómodo deslizamiento o para una conducción deportiva. En el modo Sport y con la palanca de cambio en la posición S/M, las relaciones de cambio están orientadas a conseguir las mejores prestaciones posibles.

Complementa lo anterior, su sistema inteligente de tracción a las cuatro ruedas BMW xDrive, que reparte la fuerza, de forma continua y variable, entre las ruedas delanteras y traseras para disponer de mayor motricidad, dinamismo de conducción y seguridad en cualquier situación. Para una agilidad aún mayor, se contrarresta el subviraje y el sobreviraje en las curvas mediante el control electrónico.

En seguridad, nuestro M550i xDrive ofrece de serie; airbags frontales, airbags laterales, airbags de cabeza adelante y atrás, frenos ABS con ESP y TCS, control de frenado y control de frenado en curva, asistente de partida en pendiente, indicador de fallo de neumáticos, anclajes ISOFIX, sistema BMW Active Protection que cierra los vidrios y techo eléctrico antes de un choque y desbloquea las puertas post impacto).

Adicionalmente agrega el paquete de asistentes al manejo, Driving Assistant Plus, que consta de:

  • Advertencia de salida de trayecto
  • Advertencia de salida de carril
  • Advertencia de choque
  • Advertencia de tráfico cruzado trasero
  • Prevención de colisión trasera
  • Asistente de cambio de carril
  • Asistente de evasión de colisión

Sobre las impresiones de manejo que nos dejo esta auténtica berlina de lujo, podemos contarles que tiene un andar extraordinario, pero echando mano a las impresiones que me dejó el M5 en el Autódromo Internacional de Codegua (c0n motivo de su lanzamiento en el marco del M Power Day), el M550i tiene su propia personalidad. Puede ser rápido y cómodo a la vez, puesto que permite alcanzar velocidades altas en poco tiempo y con muy poco esfuerzo, pero a la vez, se puede mostrar como un suntuoso sedán ejecutivo, mimando con toda clase de amenidades a sus ocupantes. La sensación de silencio en el interior impresiona, al igual que la de control absoluto, con una dirección que responde muy bien y guía a este sedán a donde uno quiere que vaya. Otro elemento diferenciador del M5 puro, es su suspensión que aisla a los pasajeros de las imperfecciones del camino.

En resumen, estamos en presencia de un modelo que sobresale por tener absolutas credenciales deportivas: rapidez, un manejo seguro en toda circunstancia, además de todo el lujo y refinamiento de la marca bávara, pero con una personalidad claramente diferente de la de un M5.