Porsche presentó la última generación del auto de carreras más vendido del mundo: el nuevo 911 GT3 Cup. Desde el principio de la temporada 2021, disputará la Porsche Mobil 1 Supercup, así como las Carrera Cup nacionales de Alemania, Francia, Asia, Benelux y, por primera vez, Estados Unidos. El auto de la copa, de estilo espectacular, es la primera versión de competición basada en la actual generación 992 y el primero del certamen monomarca con una carrocería ensanchada y características del Turbo. Con una potencia de alrededor de 510 caballos (375 kW), supera en 25 CV la de su predecesor. Además, el nuevo GT3 Cup puede funcionar con combustibles sintéticos, lo que reduce significativamente las emisiones de CO2 en condiciones de carrera. Los tiempos por vuelta del nuevo 911 Cup se deberían rebajar en un uno por ciento los de su antecesor, dependiendo del trazado de la pista.

“El 911 hizo historia como modelo base de las Carrera Cup y de la Porsche Mobil 1 Supercup. Desde 1990, ningún otro auto de competición ha dejado satisfechos a tantos clientes como el 911”, dijo Michael Dreiser, Director de Ventas de Porsche Motorsport. “El nuevo 911 GT3 Cup comienza ahora un nuevo capítulo. En los próximos años, nuestro objetivo es superar la marca de 5000 unidades producidas. Como sus predecesores, este modelo también ayudará a toda una nueva generación de pilotos con talento en su camino hacia el automovilismo profesional y dará forma nuestro compromiso con los clientes que compiten en las pistas del mundo”.

“Queríamos posicionar el nuevo 911 GT3 Cup aún más como auto de competición profesional y, al mismo tiempo, hacer que fuera más rentable para los equipos”, dijo Feldmann. “Lo hemos logrado, especialmente gracias a su llamativo aspecto, la mejora de la suspensión y las soluciones inteligentes para los componentes eléctricos. La conducción del nuevo 911 GT3 Cup es notablemente más precisa y aún más divertida. Junto con sus prestaciones mejoradas y la optimización del interior, es el mejor Cup que Porsche ha fabricado en su historia”.

Una de las características más sorprendentes del nuevo 911 GT3 Cup es su aerodinámica optimizada y su aspecto general más musculoso, que le hacen ser aún más impresionante a primera vista. En parte, se debe a la carrocería ligera, ensanchada y con elementos del Turbo, que son utilizados por primera vez en un auto de la copa. Con una anchura total de 1902 milímetros, supera en 28 milímetros la anchura trasera del modelo anterior y se distingue por sus entradas de aire de refrigeración adicionales delante de las ruedas.

Además, el eje delantero de la generación 992 del 911 es también significativamente más ancho. Con las dos aletas frontales ensanchadas, el nuevo 911 GT3 Cup ahora mide 1920 milímetros en el eje delantero. Esto hace posible una armoniosa combinación del neumático con rines de 12 pulgadas de ancho delante y de 13 pulgadas detrás. Es algo característico de las carreras de GT y tiene un efecto positivo en la estabilidad y en la agilidad del auto.

La carrocería del 911 Cup de la generación 991.2 estaba hecha en un 70% de acero y un 30% de aluminio. La proporción en este sucesor ha sido invertida. El hecho de que el vehículo aún pese unos 35 kilogramos más (1260 kg en vacío) se debe, por ejemplo, a que han sido añadidos elementos adicionales de acero a la jaula de seguridad. Una trampilla de rescate extraíble en el techo cumple con las últimas normas de la FIA. Todas las ventanas del GT3 Cup están hechas de policarbonato ligero y tienen un tratamiento superficial duro, resistente a los arañazos. Las puertas, el capó del motor y el alerón trasero están hechos de plástico reforzado con fibra de carbono. Por el contrario, el capó delantero con su distintivo conducto de salida de aire y la entrada de aire central, es un buen ejemplo del uso inteligente de los materiales: como en el 911 Carrera, está hecho de aluminio, lo que reduce los costos de reparación en caso de accidente.

Los diseñadores prestaron especial atención a la ergonomía, especialmente para las luces traseras. Además de la inclinación, el nuevo asiento de competición admite ahora el ajuste en dos posiciones de altura. Junto con la columna de dirección regulable, asegura que cada piloto, independientemente de su estatura, pueda alcanzar una postura ideal en el puesto de conducción. Los asientos también ofrecen distintos grados de acolchado para adaptarse a las necesidades de los diferentes pilotos. El volante multifunción, adoptado del 911 GT3 R, tiene el aro abierto en la parte superior y está hecho de fibra de carbono.

La electrónica fue diseñada de tal manera que facilite el análisis de errores y ayude en la resolución de problemas. Hay disponibles alrededor de 700 opciones de diagnóstico. El software específico resume toda la información de una manera clara y legible. Las funciones opcionales del vehículo, como el ABS o el control de tracción, están almacenadas en el sistema y pueden ser activadas mediante un código digital. En la Porsche Mobil 1 Supercup y en la mayoría de Porsche Carrera Cup de diferentes países, estas ayudas a la conducción están desconectadas −en estos campeonatos, el talento de los conductores es lo que cuenta−. Otro ejemplo de soluciones sutiles y sofisticadas en el nuevo 911 GT3 Cup puede ser visto en la disposición de los componentes electrónicos: las unidades de control y los elementos de registro de datos fueron cambiados de sitio y han pasado de estar en el espacio para los pies del pasajero a reubicarse en el compartimento trasero derecho. Esto elimina cualquier tipo de problema a la hora de colocar un asiento de acompañante en determinadas situaciones, como por ejemplo, cuando se quieren llevar a cabo vueltas de exhibición.

La suspensión del 911 Cup ofrece la mejor tecnología de competición. Si bien el eje trasero permanece sin apenas cambios frente al modelo de producción, el delantero consta de doble horquilla y rodamientos Uniball, como en el 911 RSR, el modelo de carreras más avanzado de Porsche en este momento. Gracias a ello, los amortiguadores ya no están expuestos a fuerzas laterales, sino a las propias del eje.

En cuanto al motor, el 911 GT3 Cup se mantiene fiel a su carácter atmosférico. En la versión de carreras, el motor de seis cilindros y cuatro litros refrigerado por agua desarrolla 510 CV (375 kW). Este propulsor con lubricación por cárter seco alcanza su potencia máxima a 8400 rpm, frente a las 7500 rpm de la evolución anterior. El régimen máximo de giro se sitúa a 8750 rpm y la cifra de par máximo es de 470 Nm a 6150 rpm. El nuevo sistema de mariposa garantiza una respuesta aún más rápida al acelerador y, junto con el escape de competición con catalizador, produce un sonido impresionante. Hay tres sistemas de escape diferentes para elegir, dependiendo del tipo de competición al que vaya destinado, de las normativas y de los circuitos. Bosch suministra el sistema de gestión electrónica MS 6.6.

Igual que su predecesor, el seis cilindros bóxer solo necesita una revisión de mantenimiento cada 100 horas de uso. El motor está conectado a la caja de cambios secuencial de seis velocidades, de 72 kilogramos de peso, a través de un volante de inercia de masa única y un embrague de carreras de metal sinterizado de tres discos. Los cambios de marcha son realizados mediante levas en el volante. Esta caja de cambios apenas requiere una ‘inspección menor’ tras 60 horas de carreras, lo que corresponde a aproximadamente dos años en la Porsche Mobil 1 Supercup. Al pasar las 120 horas de competición debe ser realizada una revisión general. Entre las novedades que incorpora la caja de cambios figura su actuador activado por un servomotor eléctrico, en lugar de por la unidad neumática anterior. Las ventajas son claras: las transiciones entre marchas son aún más rápidas, es posible hacer diagnósticos en tiempo real y hay menor riesgo de sufrir averías, por ejemplo, en caso de fallar un cambio de marcha.